Una transmisión automática o “caja de cambios automática” es,  en industria automotriz, un sistema de cambio de velocidades, o marchas, que se encarga por sí mismo de cambiar la relación de velocidades del motor de manera autónoma, como su nombre indica, a medida que el vehículo se va desplazando. Los cambios de marcha se producen, espontáneamente para adaptar la velocidad al número de revoluciones por minuto que sigue el motor, logrando una serie de ventajas con respecto a una transmisión mecánica o tradicional, que la hacen muy demanda en muchos países:

  • Evitar sobrecalentamiento del motor
  • Ahorrar combustible por llevar en todo momento la marcha más adecuada
  • Liberar al conductor de tener que cambiar de marcha de forma manual
  • Menor distracción a la hora de manejar el vehículo
  • Mayor suavidad a lo largo del desplazamiento

En los vehículos que integran este tipo de transmisiones, se puede observar que no existe pedal de embrague, y que la palanca de cambios es sensiblemente diferente, la cual, en lugar de presentar las diferentes velocidades indicadas de 1 a 5 (o más) y la R de “Reverse” o marcha atrás, viene con los símbolos P, R, N D, 2, 1, que pasaremos a explicar. Estos símbolos no son velocidades sino distintos régimen de motor que se utilizan para llevar más desahogado el vehículo en ciertos momentos de conducción digamos que, especial. Por ejemplo, si el vehículo va cargado con mucho peso o en un trayecto de alta y prolongada pendiente requerirá un régimen de marchas más cortas que si va vacío o en llano. Es decir, que una vez que seleccionemos el régimen de velocidades que consideramos más adecuado a nuestro trayecto, el sistema de transmisión hará todo lo demás, cambiando de marcha automáticamente a medida que la velocidad aumente o disminuya.

Con este sistema de transmisión la conducción se vuelve muy sencilla, ya que el conductor sólo tendrá que preocuparse de pisar el acelerador o freno según las circunstancias, y el vehículo hará automáticamente los cambios de marchas, sin tirones ni distracciones para el conductor al tener que soltar el volante cada vez que tenía que cambiar de marcha en un vehículo convencional con la transmisión manual. Posiciones de la palanca de cambios en una transmisión automática, la mayoría de las transmisiones automáticas permiten seleccionar manualmente el régimen o tipo de marchas que requiere el trayecto, además de distinguir si se desea tener el vehículo parado, bloqueado, o en marcha atrás.

Importancia de comprender el funcionamiento, parece complicado, pero en realidad es muy sencillo comprender el funcionamiento de una caja de cambios automática, y bueno, todo el meollo del asunto se resuelve comprendiendo bien  la diferencia entre estas posiciones, o regímenes, de marchas cortas (“2”) y muy cortas (“1”) que acabamos de describir, y el de la directa o “D” (Drive).
Sin embargo, es sorprendente la cantidad de gente que no sabe para que se utiliza la posición “2” o “S” de las transmisiones automáticas, y este desconocimiento, no sólo hace que la conducción de estas personas no sea eficiente desde el punto de vista económico, sino que ha hecho a muchas personas desconfiar de los beneficios para los que han sido diseñados este tipo de transmisiones, y no sólo dudando de que sean capaces de reportarlos sino afirmando que son mayores sus desventajas.

Polémica sobre la conveniencia o no, de las transmisiones automáticas, existe actualmente una enorme controversia acerca de cuál es mejor, si es mejor una transmisión automática o una transmisión manual convencional. Mientras que en países como Estados Unidos y México la mayoría de los automóviles, con diferencia,  son automáticos, y esto prácticamente desde que se inventó este sistema, en Europa y en la mayor parte del mundo se siguen prefiriendo los cambios manuales. Entre los que defienden el uso de las transmisiones manuales alegan que los vehículos automático consumen más, y que a veces e cambio de marcha se produce en momentos inoportunos, por ejemplo cuando queremos frenar con el motor, o que no se produce cuando son requeridos, por ejemplo, a la hora de efectuar un adelantamiento.
transmision_automatica
También alegan que las averías son más complicadas y caras de subsanar en un choce automático que en uno con el cambio manual. En países donde el combustible es barato, es lógico que no le den mucha importancia al primer alegato, y, en cuanto a los dos siguientes, los defensores de la transmisión automática aducen que el problema de los cambios de marcha se deben a una falta de comprensión del funcionamiento de los regímenes de marchas que se encuentran disponibles desde la palanca, antes descritos.

En cuanto al problema de las averías, no hay discusión. Existe unanimidad sobre que los cambios automáticos son más propensos a averiarse, que las reparaciones son más complicadas, y que las piezas son más caras. La polémica está, por tanto, servida, y tanto defensores como detractores de las transmisiones automáticas no parecen ponerse de acuerdo. Lo más sensato es, pues, que cada quien extraiga sus propias conclusiones. Para opinar sobre algo, primero hay que probarlo. Aunque es posible que en este sentido el gusto de cada quien tiene más peso que todos los razonamientos a favor o en contra.

Primero comprenda el funcionamiento de estos sistemas, después pruébelo, y finalmente podrá opinar al respecto. Por cierto, sus opiniones serán muy bien recibidas en los comentarios al final del texto. Una transmisión automática es un sistema complejo que incorpora muchos componentes.

¿Que necesitas para la transmisión automática?

  • Coche
  • Transmisión automática

Instrucciones para la transmisión automática

  1. Aceite: Debe presentar un bien estado para el correcto funcionamiento de la transmisión, y una prolongada vida útil de todos sus componentes.
  2. Caja de solenoides
  3. Caja de válvulas. Actúan sobre los diferentes conductos cuyo paso u obstrucción del aceite determinan la marcha que debe funcionar en cada momento.
  4. Se encarga de acomodar y proteger todos los componentes de la transmisión
  5. Cárter. Depósito del aceite de la transmisión automática.
  6. Convertidor de par
  7. Conjunto Planetario. El cual comprende:
  8. Pieza que gira en el interior en torno al eje central.
    karmann-ghia-178382_640
  9. Satélites. Piezas que pueden giran tanto en torno de su propio eje como alrededor del piñón central.
  10. Portasatélites. Como su nombre indica, aloja a los satélites girando en las trayectorias indicadas.
  11. En cuyo interior dentado se engranan los satélites, encerrando todo el tren epicicloidal.
  12. Bomba de aceite. Sirve para generar presión en el interior de la caja de cambios, la cual es muy importante controlar para un correcto estado de la transmisión.
  13. Son los que determinan las marchas que soporta e vehículo de forma muy parecida a los sistemas de transmisión manual.
  14. Filtro de aceite. Impide el paso de impurezas que pudieran erosionar o dañar la transmisión.
  15. Solenoides o electroimanes. Los hay de dos tipos. Unos están implicados en el desarrollo de las marchas, y los otros sirven para regular la presión que existe dentro de la dentro de la bomba, y que reciben el nombre de actuadores.

Consejos para la transmisión automática

El significado de los símbolos que aparecen en la palanca según el esquema de una transmisión automática es el siguiente:

  1. “P” (Parking). Colocamos la palanca en esta posición cuando se desea que el vehículo permanezca parado o estacionado. Con la palanca en posición “P” no se transmite fuerza a las ruedas, las cuales además permanecen bloqueadas impidiendo el movimiento aunque haya pendiente o se empuje al vehículo.
  2. “R” (Reverse) Para que las ruedas se empiecen a mover hacia atrás. Se coloca generalmente después de la posición “P” porque suele ser el último movimiento que se hace a la hora de aparcar, y el primero que se hace antes de abandonar el estacionamiento.
  3. “N” (Neutral) En esta posición, la tercera en un esquema de transmisión automática, tampoco ha transmisión pero las ruedas no se bloquean. Es el equivalente al “punto muerto” en un esquema de transmisión manual. Si lo dejamos así en una pendiente y sin freno de mano, se nos va e vehículo.ford-223124_640
  4. “D” (Drive) Significa “conducir”. Es la posición indicada para desplazarse en llano, por una carretera bien asfaltada y con una carga moderada en el vehículo, o sin carga. En el régimen de marchas “drive” el vehículo utilizará todas sus marchas para acomodarse a la velocidad que describa en cada momento.
  5. “2” o también marcada con “S” (Sport) que significa “deporte”, o “deportiva”, funciona de forma parecida a la “D”, pero manteniendo un régimen o juego de marchas más cortas para ejercer mayor “reprís”, es decir, para que predomine la fuerza y el agarre sobre la velocidad. Esto puede ser conveniente no sólo para mantener una conducción deportiva, sino también cuando el vehículo va bastante cargado, o cuando predomina una pendiente suave hacia arriba. También está indicada esta posición cuando el vehículo ha de parar cada pocos metros y reiniciar la marcha intermitentemente.
  6. “1” o marcado en ocasiones como “L” (Low) Mantiene un régimen o un juego de marchas aún más cortas que en el caso anterior, permitiendo un mayor número de revolución al motor, a cambio de lograr mayor fuerza. Es el régimen indicado, por tanto, para cuando el vehículo va cargado en exceso, o cuando predomina una pendiente extraordinariamente fuerte hacia arriba, y se hace necesario un predominio de la fuerza de tracción sobre la velocidad del vehículo.Según el modelo y el tipo de vehículo, es posible que también se encuentren dos posiciones más:
  7. “M” (Manual) Que permite, a modo de “Switch”, activar una conducción manual con la misma caja de cambios. Cuando tenemos el modo manual activado,  pulsando los botones “+” y “-“ podremos cambiar las marchas a nuestro antojo, algo muy conveniente cuando queremos frenar con el motor en pendientes hacia abajo muy pronunciadas.
  8. “W” (Winter) No es en absoluto frecuente encontrarla, y menos aún que la gente sepa para qué sirve. Se parece mucho a la posición “D” pero se suavizan mucho más aún las transiciones de una marcha a otra que las ruedas no empiecen a patinar cuando hay hielo.
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.