El mercado del coche usado o de segunda mano siempre ha estado muy vivo pues permite el acceso a un vehículo por un precio asequible. El público comprador es muy amplio, desde jóvenes que se inician en la conducción a parados que necesitan un transporte para buscar trabajo y después para acudir al centro donde estén empleados, pasando por todo tipo de perfiles: empresas pequeñas, familias que buscan un segundo automóvil…

Con la crisis económica mundial que desde hace años azota a tantos países, la compraventa de vehículos usados se ha disparado por cuestiones evidentemente de precios. En este amplio negocio existen varios tipos de vendedores también, pues por un lado están los negocios especializados y los concesionarios de las marcas comerciales que revenden coches de su marca revisados o incluso de otras firmas, y por otro, están los ciudadanos particulares.

Para estos últimos se encuentran multitud de revistas en papel y de páginas web donde se ponen a la venta todo tipo de coches y vehículos, como motos, camiones, escúteres, etc. Incluso se pueden encontrar, no ya foros y webs dedicados a una marca, sino a modelos específicos que cuentan con muchos aficionadas a ese coche en concreto.

Este artículo también te puede interesar: Cómo Comprar Coches Embargados

En todos los casos, el hecho de comprar un coche usado no está exento de riesgos, pues siempre va a intervenir la honradez de la gente a la hora de no ocultar fallos y defectos, y su repercusión en el precio final.

Para que puedas decidirte a efectuar la compra de un vehículo de segunda mano sin que la operación  resulte fallida, te damos algunas recomendaciones que pueden serte muy útiles sobre cómo comprar un coche usado.

Cómo comprar un coche usado

 

¿Particular o concesionario?

La primera decisión ya es muy importante, y es elegir si vas a buscar el coche que te interesa en una empresa especializada o en el mercado de particulares. Si optas por los concesionarios de las marcas o por un negocio de segunda mano, sabes que vas a tener mayores garantías legales que te protegerán de muchos problemas ante lo que después puede ser una compra de la que no quedes muy satisfecho, sea por un vicio oculto o por otra cuestión que podría abaratar el coche, por ejemplo. En el caso de realizar la compra a un ciudadano privado, puedes protegerte por medio de firmar un contrato, en el que se estipularán las características que tiene el vehículo, antigüedad, pequeños defectos, condiciones de pago y precio, que siempre tendrás que negociar con el vendedor. Aún así, la defensa en caso de problemas es más dificultosa, ya que el particular no tiene ninguna empresa que responda por él, y en caso de desacuerdo, sólo quedará ir a los tribunales, lo que en muchos casos puede no merecer la pena en lo que se refiere al coste económico de tal acción.

La tasación

Verifica el precio que te piden, dado que existen tablas y guías de las asociaciones profesionales de la compra-venta de automóviles que dan los precios de cada año para cada modelo y versión según su antigüedad, kilometraje y características. Esta referencia te servirá para conocer el precio máximo que debes abonar por un modelo concreto, pero en general está por encima de muchos de los precios de particulares que encontrarás en tu búsqueda.

Pregunta sin pudor

Cuando te cites con el vendedor para ver el coche, no dudes en preguntar todo lo que se te ocurra sin ningún pudor, y sé inquisitivo. Pregúntale sobre el kilometraje que dice tener, cuántos dueños ha tenido el coche, las averías y visitas al taller que ha sufrido, si ha tenido accidentes, el consumo tanto en carretera como en ciudad, los motivos que le mueven a venderlo, quién es la persona que lo ha usado durante más tiempo… Toda esta información es muy valiosa para que conozcas lo mejor posible el coche que estás viendo y te ayudará en tu decisión de compra, que normalmente se producirá tras una negociación entre el vendedor y tú.

Cómo comprar un coche usado

La inspección

Inspecciona el coche con minuciosidad, pues los datos que te ofrezca el vendedor siempre tenderán a estar presentados desde la mejor perspectiva. Fíjate tanto en el aspecto exterior como en los detalles, y sobre todo en el motor. Repasa el estado del habitáculo interior, los bajos del vehículo, la tornillería, la electrónica, el aire acondicionado, los niveles de aceite. Todo esto te dará una pista de la situación del coche y su mantenimiento hasta el presente. Es recomendable que la revisión la realices a la luz del día, con buena luz, que permitirá que se destaquen los defectos de chapa o pintura, los neumáticos y las partes más escondidas del interior y del maletero. Lo ideal es que puedas ir acompañado por alguien que sepa de mecánica, pero esto, evidentemente, no va a ser lo más habitual.

Revisa la documentación

Repasa con cuidado el permiso de circulación, el certificado de la ITV, la ficha técnica, el seguro que ha tenido, y verifica que el vendedor es el único propietario y de que no hay pagos pendientes. En caso de duda, puedes hacer una comprobación en la Dirección General de Tráfico.

Prueba el automóvil

No te decidas a la compra sin probar el coche y hazlo con un recorrido variado que te permita circular tanto por la ciudad como por carretera, y prueba la mayor cantidades de situaciones de la circulación cotidiana a la que se somete un coche, incluso marcha atrás.

El seguro

Una vez que te decides a comprar el coche, es muy aconsejable que realices todas las gestiones administrativas lo más pronto posible, en especial el seguro, pues así estarás cubierto de cualquier percance desde el momento en que te pongas al volante de nuevo coche. Tendrás que valorar si merece la pena la contratación de un seguro a todo riesgo o quizás será suficiente con el mínimo.

Cómo comprar un coche usado

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.