Aunque todavía hay algunos motoristas que sólo llevan casco por su obligatoriedad legal y por tanto, por la multa si los agentes de tráfico les paran sin él, el casco es un elemento imprescindible para la seguridad del motorista, pues es la pieza que recibirá el principal impacto en caso de choque o accidente, en lugar de la cabeza.

Evidentemente, el calor en pleno verano molesta más con el casco, y además puede ser algo incómodo manejarlo, al quitárselo o ponérselo, especialmente en el caso del casco integral. Pero la elección del casco integral es la más segura, pues con los otros modelos, tanto los convertibles como los abatibles o sin mentonera, debes saber que te estás jugando la cara a ciencia cierta en caso de accidente, como mínimo, si no la posibilidad de tener lesiones craneales graves.

Dado que un casco integral protege y cubre completamente la cabeza, es importante saber cómo elegir un casco integral para moto que sea lo más cómodo posible mientras lo lleves puesto, además de seguro y resistente.

¿Que necesitas para elegir un casco integral para moto?

  • Una motocicleta
  • Una tienda del ramo bien surtida
  • Un vendedor profesional y competente

Cómo elegir un casco integral para motoa

Instrucciones para elegir un casco integral para moto

  1. Homologado por la UE. Tu casco integral debe llevar la etiqueta de homologación según la normativa europea E-9-ECE R22-05. Si estuviera homologado en otro país europeo distinto de España, cambiará el número 9 por otro correspondiente al país. La homologación significa que el casco ha pasado por pruebas de impacto y resistencia, por medio de golpearlo con dos yunques, uno plano y otro de cuña. También se expone el casco a temperaturas extremas los 20 grados bajo cero y los 50º de calor, así como a otras pruebas muy duras. La visera tambíén recibe agresiones como someterla a materiales abrasivos y de punción que demuestren su resistencia a todo tipo de impactos. Si el casco no está homologado, como ocurre con los fabricados en China, no deberías adquirirlos.
  2. Siempre nuevo. A pesar de la necesidad o tentación de ahorro, tu casco de moto deberías comprarlo nuevo y nunca de segunda mano, por mucho que te aseguren que está intacto. Aunque no tenga abolladura alguna, si ha recibido un impacto, este puede haber afectado a las capas internas de protección y no te salvaría la vida en caso de accidente. Por el mismo motivo, si tienes un accidente o golpe, deberías cambiarlo por uno nuevo.
  3. Que no pese más de 1400 grs, El peso del casco no debería exceder ese gramaje, porque cuanto más pesado sea el casco se produce más energía rotacional que puede incrementar los daños cerebrales e intracraneales en un accidente. Igualmente, a mayor peso menos comodidad, lo que se notará mucho en trayectos de cierta distancia, y la fatiga, además de ser molesta, provoca más estrés en la conducción, elevando el peligro de cometer fallos.Cómo elegir un casco integral para motoa
  4. Calor. El casco de moto debería tener respiraderos que permitan el mayor frescor de la cabeza dentro del casco, con la suficiente amplitud, a la vez que el ruido que entre sea lo más bajo posible, algo que se mejora con un buen diseño aerodinámico. Es inportante que se manipulen con facilidad durante la marcha, si hiciera falta, de manera que la atención a la conducción no se reduzca.
  5. ¿Fibra o policarbonato? El material del que esté hecho el casco es otra variable a considerar a la hora de la compra. Los hay de una o varias fibras: kevlar, fibra de vidrio y carbono, y los de policarbonato. Los de fibra son mejores en la relación entre absorción de golpes, peso y resistencia, y son casi el doble de caros que los de policarbonato. Según la Organización de Consumidores y Usuarios de España, ambos tipos de material son igual de seguros según sus pruebas.
  6. ¿Cuándo caduca? Sí, un casco caduca, pero sólo los de policarbonato, normalmente a los cinco años, dependiendo de la dureza ambiental a la que ha estado sometido. De todas maneras, los de fibra no caducan pero se les deteriora la almohadilla interior y la capa de poliestireno. Su buen o mal estado es lo que debería indicarte si ya es el momento de cambiar de casco.
  7. Talla. La talla no es sólo cuestión de comodidad, que también, sino que sobre todo es por seguridad. Se calcula que en el 20% de los accidentes graves el casco sale despedido debido a que la talla o la sujección no son correctas. Debe estar holgado, ser cómodo, pero no debe moverse al girar la cabeza. Pruébatelo con las gafas puestas si las usas. Se tiene que ajustar a las mejillas y amoldarse al rostro pero sin molestar. Como irá cediendo con el tiempo, no es malo que siendo nuevo apriete algo.

Consejos para elegir un casco integral para moto

  • El tejido interior debería hipoalergénico y desmontable para una mejor limpieza.
  • El casco debería tener un buen sistema antivaho, como el “pin-lock”. También puede llevar el tratamiento mist retardant, y las nariceras serán de ayuda.
  • Si quieres un casco muy seguro, es mejor que el cierre sea de doble anilla, aunque dificulte algo ponérselo o quitárselo con los guantes puestos. Los cierres micrométricos son mucho más inseguros.

Cómo elegir un casco integral para motoa

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.