Si conduces probablemente estarás familiarizado con el término aquaplaning, un fenómeno que describe la pérdida gradual de contacto entre la rueda y el suelo. Esto sucede por varios motivos. En primer lugar, porque exista algún tipo de sustancia en la superficie que provoque que la rueda del coche no se adhiera bien a las superficie, como por ejemplo, una buena cantidad de agua o de aceite. El segundo factor que afecta es la velocidad de desplazamiento del vehículo. Cuanto mayor es la velocidad que tenemos y más gruesa es la película de agua o aceite que se encuentra en la calzada, más probabilidades hay de que se sufra un aquaplaning en coche.

lluvia

¿Se puede evitar el aquaplaning en coche?

Sí, efectivamente podemos evitarlo. El principal consejo que podemos ofrecerte para que el aquaplaning no se convierta en un peligro que puede generar accidentes desastrosos, es mantener la calma mientras conduces. Además, si sigues nuestros siguientes consejos, evitarás perder el control sobre el vehículo y provocar algún accidente con consecuencias irreparables. Si quieres saber cómo evitar el aquaplaning en coche, no dejes de leer el siguiente post.

¿Que necesitas para evitar el aquaplaning en coche?

Para evitar el aquaplaning en coche vamos a necesitar

  • Tener un coche
  • Mantener la calma en todo momento
  • Tener cerca una superficie con una buena película de agua donde poder practicar. Es recomendable que lo hagas en algún lugar aislado en el que no puedas colisionarte con otros vehículos ni provocar accidentes
  • Seguir las instrucciones que vamos a darte a continuación

Instrucciones para evitar el aquaplaning en coche

Paso a paso para evitar el aquaplaning en coche

  1. En primer lugar hemos de ser conscientes de la situación de la carretera que estamos atravesando y reconocer las señales del aquaplaning. Las más claras son la sensación de que el eje delantero del coche se encuentra flotando, como si no tuviera una adherencia real a la calzada. Una sensación muy parecida a la que se tiene cuando se conduce sobre hielo y no llevas las cadenas puestas en las ruedas, aquella sensación que te hace sentir que puedes girar muy fácilmente y sin dificultad. La siguiente consecuencia es la pérdida de la dirección y el aumento considerable de la distancia de frenado.
  2. Es vital que prestemos atención a la cantidad de agua que tiene la carretera por la que vamos conduciendo. Cuanto mayor sea la película de agua, más peligroso y profundo será el aquaplaning. Aunque la visibilidad sea reducida si está lloviendo o si te encuentras en una calzada de noche, presta toda la tención posible al agua y calcula la cantidad que puede haber y lo mucho que se puede llegar a hundir la rueda. ¿Es un simple charco?, ¿la película de agua es generosa? Todas estas consideraciones serán muy importantes a la hora de reaccionar correctamente ante esta situación en carretera.
  3. Lo más aconsejable es que moderes tu velocidad paulatinamente. Cuando la calzada está muy mojada no es adecuado conducir a gran velocidad pues la adherencia de los neumáticos va fallando paulatinamente. Reduce tu velocidad y evita en todo lo posible los frenazos o cambios de dirección. De esta manera lograrás una conducción más segura y evitarás los efectos del aquaplaning.
  4. Si estás en una carretera en línea recta, tranquilo, es una de las opciones más adecuadas para luchar contra el aquaplaning con seguridad. Sólo es necesario que mantengas firme la dirección del volante (no lo muevas ni gires) y reduzcas poco a poco la velocidad sin utilizar los frenos (de manera contraria terminarías por escurrirte).
  5. Si estás en una curva, mantén la calma y continúa trazándola sin dar giros bruscos al volante y reduciendo poco a poco la velocidad. Sólo has de mantener el volante en la posición necesaria para hacer el giro (lo menos girado posible) y no realizar movimientos bruscos. No gires más el volante hasta que recuperes el agarre de las ruedas.
  6. Nunca pises el freno ni tires del freno de mano. En el momento en el que las ruedas recuperen la adherencia ya habrá terminado el mal trago. Piensa que si frenas bloqueas las 4 ruedas y, al recuperar el agarre, lo que harás es que el coche ese escurra y no siga circulando. Igual pasa si utilizas el freno en pleno aquaplaning: la rueda no podrá seguir haciendo el trazado porque está paralizada y terminarás por escurrirte como si fueras un patinador en una pista de hielo.Cómo evitar el aquaplaning en coche

Consejos para evitar el aquaplaning en coche

Últimos consejos para evitar el aquaplaning en coche

Un buen neumático es la salvación perfecta para evitar el aquaplaning y muchos de los accidentes que se originan en carretera. No compres nunca neumáticos de segunda mano y asegúrate de que los tuyos están en las condiciones adecuadas. Es mejor que te decantes por marcas conocidas y cuya resistencia y adherencia al suelo esté completamente demostrada con años de buenos resultados.

En el momento en el que debas de cambiar los neumáticos es aconsejable hacerlo o por un modelo mejor o por el mismo que llevaba el vehículo cuando te lo dieron de fábrica. Lo normal es decantarse por esta última opción puesto que los fabricantes desarrollan neumáticos concretos para cada modelo de vehículo con los que lograr la mayor seguridad y fiabilidad en carretera.

Cómo evitar el aquaplaning en coche

¿Te ha gustado?