Mantener tu coche en buen estado es una cosa que todos queremos hacer, ya que si mantenemos el coche en buen estado, vamos a tener una mayor duración del mismo y por lo tanto, un mayor ahorro de dinero y un mejor rendimiento.

El coche para muchos de nosotros es casi como un miembro más de nuestra familia, un miembro más al que hay que cuidar, dar de comer y tratar con cariño si queremos que rinda al 100% de sus condiciones.

El coche también sufre, también tiene que pasar penalidades y por supuesto, también tiene que mantenerse en forma para poder aguantar muchos años.

Si no se mantiene el coche en buen estado, ocurren desgracias como por ejemplo un gasto enorme en reparaciones en el mejor de los casos y un grave accidente de tráfico en el peor de los casos.

Imagínate que haces un viaje largo, en el cual llevas a toda tu familia en su interior. Ahora imagínate que tu vehículo está en mal estado, tanto de frenos como de motor. Ahora imagínate como los frenos de tu coche fallan y caes despeñado por una cuneta junto con toda tu familia.

Por poner otro ejemplo, imagínate que una marcha no entra bien,el coche no acelera al realizar un adelantamiento y es arrollado por un coche que viene de frente por no poder realizar el adelantamiento a tiempo. Estas son cosas que pasan todos los días en la carretera, ya que aunque la mayoría de los accidentes sean frutos del factor humano, también hay muchos accidentes que tienen que ver con el factor máquina.

Lo bueno es que se puede mantener el coche en buen estado sin demasiada dificultad, ya que si se siguen algunas pautas y algunos consejos, puedes lograr que el coche esté siempre en perfecto estado de revista.

Instrucciones para mantener un coche en buen estado

  1. Suspensión y neumáticos:
    La primera pieza de la cual nos tenemos que preocupar en nuestro vehículo es de la suspensión, la cual es la responsable de regular la altura del coche y de hacer que coja bien los baches y los obstáculos. Para mirar bien la suspensión de tu coche, debes tener en cuenta que debe estar en un estado correcto, que se pueda regular correctamente y que por supuesto, no haya ningún muelle roto. También se debe procurar conducir correctamente, sin meter el coche en sitios rocosos(menos si es todoterreno) y sin dar saltos al estilo rallye. En cuanto a las ruedas, ocurre algo parecido, ya que se estropean si se realiza una mala conducción. No derrapes, revisa la presión de los neumáticos, cambia las ruedas cada 5000 kilómetros o menos, usa el tipo de neumático correcto y no metas el coche por caminos no aptos para tu tipo de rueda.
  2. Motor y caja de cambios:
    Ahora vamos a por el corazón del coche, es decir, el motor. El motor hace girar las ruedas del coche y sin el no es nada. Pero digamos que el motor tiene un apoyo, es decir, la caja de cambios, la cual es una pieza que sirve para regular las marchas y las revoluciones a las cuales va tu motor. Para mantener ambos en buen estado, evita pegar aceleraciones, cambia correctamente, no pases de revoluciones el coche, conduce despacio en lugares donde debas hacerlo y finalmente haz revisiones anuales de ambas partes, con el objetivo de revisar lo que haya mal en las mismas. Aquí, en artículos sobre el motor del coche podrás encontrar buenos artículos .
  3. Frenos y dirección:
    Ahora es el turno de lo que hace que tengamos el control del coche, es decir, de los frenos y de la dirección. Los frenos sirven para hacer que el coche se detenga, siendo así un elemento de seguridad activa del mundo. Para mantenerlos en buen estado, evita pegar frenazos y cambia el líquido de frenos y las pastillas cada cierto tiempo, para mantenerlas en un estado correcto, sin que haya ningún problema con las mismas.En cuanto a la dirección, tienes que fijarte tanto en el volante, como en los ejes de dirección. Todo debe estar en buen estado, algo que se consigue evitando pegar volantazos con tu coche y conduciendo tranquilo. Como ocurre con otras piezas, debes visitar el taller al menos una vez al año, ya que el coche al igual que las personas, necesitan su chequeo anual para seguir funcionando.
  4. Estética y carrocería:
    Por último pero no menos importante, tenemos la parte del coche que se ve, es decir, la carrocería y el interior del coche, el cual debe cuidarse por estética. Asegúrate de mantener el coche limpio, de reparar los golpes y arañazos que haya podido tener y de vigilar la posición de espejos y alerones en caso de haberlos, ya que si están en mala posición, el coche podría perder aerodinámica. También revisa otros elementos del coche como los faros, la carrocería, las puertas, las luces de atrás y el salpicadero, dejando todo limpio y bien preparado para salir a conducir. Aquí podrás encontrar más artículos sobre la limpieza del coche.
¿Te ha gustado?