Tanto si es la primera vez que tienes un coche como si prefieres saber cómo realizar el mantenimiento de tu vehículo, lo que te supondrá un ahorro interesante y un mayor conocimiento del mismo, una de las operaciones que querrás conocer es la de saber cómo poner anticongelante al coche.

Lo primero es aclarar que aunque es así como se lo denomina coloquialmente, en realidad hablamos de líquido refrigerante, porque la finalidad que tiene es la de refrigerar el motor. Lo que ocurre es que a la vez este producto impide la congelación del motor cuando el invierno arrecia.

Pero su función es igualmente importante en verano, y en realidad el líquido lo que hace es equilibrar la temperatura para evitar que llegue a grados extremos, combatiendo los peligros tanto de congelación como de hipercalentamiento, algo fundamental para el buen trabajo del motor, así como para su durabilidad.

Una cosa importante es saber que en el circuito de refrigeración no se puede echar agua del grifo, porque esta oxida sus componentes y no tiene la misma capacidad que el líquido anticongelante. A continuación te mostramos cómo poner anticongelante al coche.

¿Que necesitas para poner anticongelante al coche?

  • Un vehículo a motor
  • Líquido refrigerante -anticongelante-
  • Un recipiente para el anticongelante viejo

Cómo poner anticongelante al coche

Instrucciones para poner anticongelante al coche

  1. El circuito. El circuito de refrigeración se compone de varios elementos: la botella de expansión, el radiador, el termostato, la bomba de agua, el electroventilador y los manguitos o tubos por donde circula el líquido anticongelante o refrigerante.
  2. Abrir la botella de expansión. Debes abrir el tapón de la botella de expansión. Hazlo con mucho cuidado, y a menos que no haya otra posibilidad, hazlo siempre con el motor completamente frío, para evitar que al abrirlo te quemes con el líquido que puede salir y que podría tener una temperatura tan alta que podrías sufrir graves quemaduras.
  3. Quitar el tapón de vaciado. Ahora debes abrir el tapón de vaciado del anticongelante, que se aloja en los bajos del radiador o al lado de algún manguito. Si no lo encuentras en esa zona, puedes sacar sin mayores problemas el manguito o tubo que verás conectado a la parte inferior del radiador.. Si optas por quitar el manguito, ten en cuenta que es muy fácil que se manche todas las partes más inmediatas, y por supuesto, tus manos, mangas, etc.
  4. Cerrar el tapón o el manguito. Después de que hayas vaciado totalmente el circuito de refrigeración, vuelve a cerrar el tapón o a colocar en su sitio el manguito que hubieras sacado. Asegúrate de que queda perfectamente cerrado, porque en caso contrario, se podría perder el anticongelante nuevo que eches, tal vez poco a poco, y se podría dañar el motor.
  5. Llenado. Ahora que has dejado completamente vacío el circuito, puedes pasar a llenarlo con refrigerante nuevo en la botella de expansión, hasta que alcance el nivel máximo. Por otro lado, el anticongelante viejo debes llevarlo a un punto limpio de residuos especiales para que sea eliminado de la manera más ecológica posible.Cómo poner anticongelante al coche
  6. Purgar el circuito. Después de que cambies el líquido anticongelante debes purgar el circuito parra eliminar las bolsas de aire que seguramente habrá en él. Si este purgado no se hace o se hace mal, también se podrían provocar una avería seria al motor, porque empezaría a calentarse excesivamente.
  7. Abrir los purgadores. Muchos modelos de automóvil tienen purgadores en los manguitos, sea en uno o en varios. Si es así, tienes que arrancar el motor, dejarlo al ralentí, y proceder a abrir los purgadores de esos manguitos. Lo más corriente es que veas que aparecen burbujas, lo que significa que hay agua en el interior. Deja los purgadores abiertos hasta que sólo salga refrigerante. A la vez, échale un ojo al nivel del anticongelante para ver si tienes que echar más para que quede al máximo nivel.
  8. Si tu vehículo es de un modelo sin purgadores en los manguitos, o al menos no los puedes ver, puedes encender el motor y dejarlo así, mientras vas rellenando líquido hasta que veas que el nivel es el óptimo. De todas maneras, en todos los casos es importante que el coche esté arrancado hasta que el líquido refrigerante pase por todo el circuito y esto sólo se producirá cuando el coche está en marcha. Esto es así porque el encargado de que pase el líquido a todo el circuito es el termostato, y para que el termostato haga esto se necesita que el motor esté funcionando y se encuentre caliente.
  9. Esperar al electroventilador. Lo más recomendable es que dejes el motor funcionando hasta que se dispare el electroventilador. Cuando se haya encendido este, significa que se ha terminado el proceso de purgado del circuito, y puedes cerrar los purgadores de los manguitos o el tapón de la botella de expansión.

Consejos para poner anticongelante al coche

  • Es recomendable que cambies el líquido anticongelante cada dos años, o al menos al término de haber recorrido 40.000 kilómetros, aunque lo mejor es que consultes los manuales de tu marca.
  • El líquido viejo se debe tirar, no a la basura común, sino a un recipiente que hay que depositar en un punto limpio de residuos.

Cómo poner anticongelante al coche

¿Te ha gustado?
11 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.