Cuando conduces un automóvil usas unos neumáticos que están habilitados para la mayor parte de tipos de firme, tanto en carretera como en pavimento urbano, y en general responden bien a todo tipo de meteorología, ya sea frío seco, lluvia o hielo y nieve o barro. Sin embargo, si la nieve o el hielo no son algo leve y te encuentras con carreteras o calles cubiertas de nieve entonces es recomendable poner cadenas en las ruedas, aunque en muchos tramos ya se indica como algo obligatorio.

En realidad, dada la climatología en los países donde se desarrolló la implantación del uso del coche en sus primeros tiempos, como Alemania y Francia, desde el principio hubo necesidad de usar alguna herramienta que facilitara la circulación en vías cubiertas de nieve o muy embarradas. Por eso, fue en 1904 cuando aparecieron por primera vez las cadenas de nieve colocadas sobre los neumáticos.

Desde entonces, la forma de estas cadenas ha evolucionado poco, a base de eslabones metálicos, aunque sí han aparecido modelos distintos, a base de tela o las mixtas. Colocar las cadenas para la nieve y pavimentos de poco agarre es algo relativamente sencillo, en contra de lo que popularmente se piensa. Y es importante que sepas que con las cadenas instaladas la velocidad máxima a la que se puede circular es de 50 kilómetros por hora, y que en cuanto salgas de una zona nevada o embarrada o impracticable por la que estés circulando, debes parar y quitarlas, porque si no te expones a destrozarlas e inutilizarlas para un nuevo uso.

¿Que necesitas para poner unas cadenas de nieve?

  • Tu vehículo
  • Cadenas de nieve, clásicas, o textiles, mixtas o de araña.

Cars in a snow storm.

Instrucciones para poner unas cadenas de nieve

  1. ¿Dónde se colocan? Si no has usado nunca unas cadenas de nieve, te preguntarás donde deben colocarse, en qué ruedas. Deben ajustarse sobre las ruedas motrices, es decir, las que reciben la energía del motor de forma directa. Por lo tanto, si tienes un vehículo de tracción delantera, o sea, con el motor colocado en la parte delantera -que es el tipo del 75% de los coches existentes-, entonces debes colocar las cadenas de nieve en las ruedas delanteras. Si, por el contrario, el motor se sitúa en la parte posterior, entonces deberás colocarlas en las ruedas traseras. ¿Y si mi modelo es de tracción total, a las cuatro ruedas? Pues lo ideal es que instales cadenas en las cuatro ruedas. De todas maneras, esto depende de cada modelo de 4×4 y hay coches de tracción total que permiten que se coloquen cadenas en las ruedas de un solo eje. Por ello, deberías consultar el manual de tu vehículo para saberlo con certeza.
  2. Las clásicas. Las cadenas clásicas de eslabones, las de siempre, tienen la ventaja de ser las más baratas, y la desventaja de que su montaje es algo más complicado que el de las cadenas más modernas de tela o las mixtas. Debes sacarlas, y, sobre el suelo mismo, las estiras para comprobar que no se ha enganchado ningún eslabón que impida su correcta colocación.
  3. El enganche. Tienes que estirar el cable de acero que lleva y engancharlo en la parte interna de la rueda para fijar la cadena. Es la parte más incómoda de su colocación y es fácil que te ensucies manos y brazos, por lo que no será mala idea que tengas cecar un trapo y algún líquido limpiador para asearte después unas y otras. Tienes que estirar la cadena sobre toda la zona de rodadura del neumático, y entonces, debes empujar el coche unos centímetros para que la rueda vaya pisando los eslabones y así terminar de engancharse a la cadena. A continuación, engancha todos los tensores. Verás cuál va con cuál, porque sólo encajan de una forma y porque cuando inicies de nuevo la marcha, se ajustarán de forma automática y quedarán colocados a la rueda en su lugar correcto.Cómo poner unas cadenas de nieve
  4. Cadenas de tela. En realidad son unas fundas de nailon, que debes abrir y desenrollar para que al montarlas lo hagas en el sentido adecuado. Pon primero la funda sobre la parte superior de la rueda, y ve colocándola con cuidado sobre la banda de rodadura y sobre los flancos, y asegúrate de que queda ajustada. Para acoplar la funda sobre la parte del neumático que queda, suelta el freno de mano y empuja el coche unos centímetros para que la parte sin cubrir esté arriba. No te preocupes porque observes que la funda no queda centrada sobre el tapacubos, porque en cuanto arranques el motor y se mueva el vehículo, se tensará y quedará en su sitio.
  5. Cadenas mixtas. Estas son una combinación de la facilidad del montaje de las cadenas de tela con la mayor eficacia de las tradicionales de metal, y son las más caras de todas. Para instalarlas, colócalas sobre el suelo para verificar que no hay nada enganchado. Se colocan como las textiles, y se caracterizan porque los eslabones cubren la parte de la rodadura, y la tela de nailon es el material del aro que se ajusta a los laterales de la rueda.
  6. Cadenas araña. Son cadenas más evolucionadas y se llaman así por la forma que tienen, anclándose a los tornillos de la llanta. Son las de mayor eficacia y las más cómodas a la hora de instalarlas. Su desventaja es su alto precio, que puede alcanzar varios cientos de euros, lo que hace que sólo sean aconsejables para un uso en zonas de grandes temporadas de nieve.

Consejos para poner unas cadenas de nieve

  • Las cadenas hay que quitarlas inmediatamente que accedas a una zona donde ya no hay nieve o barro, en particular las cadenas tradicionales de metal y las mixtas y las de araña, porque destrozan con facilidad los neumáticos en unos pocos cientos de metros, sobre todo si el metal utilizado es el aluminio.
  • Es recomendable que no compres las más baratas porque esas no llevan tensores automáticos, lo que hace más trabajoso el montaje de las mismas.

Cómo poner unas cadenas de nieve

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.