Cómo arrancar un coche usando un arrancador portátil

Cuando existen largos periodos de tiempo en los que un vehículo se encuentra parado y sin desplazarse de un lugar a otro, como pueden ser las vacaciones u otras circunstancias; cuando la batería se encuentra en un mal estado o no funciona de manera óptima; o bien cuando por un descuido se han dejado las luces del coche encendidas u otro sistema, es posible que el vehículo se quede sin batería.

Esto supone que tengamos dificultades para arrancar el coche. Ante esta situación hay diferentes formas de actuar, pero en esta ocasión te vamos a explicar cómo arrancar un coche usando un arrancador portátil.

¿Qué es un arrancador portátil?

Una arrancador portátil es una batería portátil que habitualmente tiene una gran capacidad. Es similar a los conocidos power bank para dispositivos móviles. En el mercado se pueden encontrar en una gran cantidad de modelos y precios diferentes. No obstante, por menos de 100 euros puedes encontrarlo, por lo que se trata de uno de esos accesorios que hoy en día son imprescindibles para cualquier vehículo, ya que te pueden sacar de más de un apuro.

Estos dispositivos cuentan con unas pinzas que se conectan de forma directa a una batería descargada para poder arrancarlo. Esto evita que sea necesario un segundo vehículo y unas pinzas convencionales para ponerlo en marcha. Además, en la gran mayoría de estos modelos, también los puedes usar para cargar dispositivos móviles, puesto que cuentan con salidas USB.

Tanto si tienes un coche antiguo como uno actual y quieres estar protegido frente a posibles descargas de batería, un arrancador portátil es ideal para ti. Además, los arrancadores de buena calidad cuentan con sistemas de seguridad que evitan que se produzcan picos de voltaje que puedan llegar a afectar a los diferentes sistemas del vehículo.

Instrucciones para arrancar un coche usando un arrancador portátil

 

Si necesitas saber cómo arrancar un coche usando un arrancador portátil, tan solo tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. En primer lugar debes asegurarte que el arrancador y el coche están apagados. Esto es fundamental para evitar posibles daños. El coche debe tener el contacto quitado por motivos de seguridad. Ten en cuenta que siempre que se estén manipulando elementos eléctricos como las baterías puede haber chispazos que provoquen situaciones de riesgo. Por ello es necesario mantener la precaución. Además, ten presente que si la batería se encuentra en mal estado podría llegarse a producir una emisión de gases inflamables y, con ello, habría riesgo de un posible incendio.
  2. Una vez que te asegures que el coche está apagado y que el cargador también (y que tiene la carga adecuada -deben cargarse con cierta regularidad-), puedes continuar con los siguientes pasos. Para ello, empieza por conectar la pinza de color rojo al borne positivo de la batería. La pinza roja, por tanto, debe ir al borne en el que figure el símbolo +. En muchos vehículos tendrás que quitar alguna tapa para poder acceder a la batería.
  3. A continuación, conecta la pinza negra a una masa, es decir a toma de tierra. Esta masa es recomendable conectarla a una pieza metálica del chasis. En algunos coches, incorporan cerca del bloque motor una especie de saliente para que puedas conectarla con seguridad, aunque realmente vale cualquier pieza metálica.
  4. Luego asegúrate que las conexiones son correctas, es decir, que has puesto ambas piezas de la forma correcta. Si es así, procede a encender el arrancador portátil. En algunos de los modelos es suficiente con pulsar un botón en el equipo y en otros se debe activar un botón de seguridad situado en las pinzas.
  5. Tras haberlo puesto en funcionamiento, arranca el coche como lo harías normalmente. Evita pisar el acelerador. Puede que en principio le cueste girar al motor de arranque pero poco a poco lo hará y el motor conseguirá arrancar.
  6. Cuando lo hayas arrancado no es necesario que mantengas acelerado el coche, ya que es suficiente con dejarlo a ralentí por el momento. Si no te arranca a la primera, espera unos segundos y trata de volver a intentarlo. En todo caso no mantengas el contacto girado durante más de unos pocos segundos ya que en caso contrario puedes provocar daños tanto en el arrancado como en el propio motor de arranque.
  7. Cuando hayas conseguido arrancarlo debes apagar el arrancador y proceder a la desconexión de las pinzas. En primer lugar debes desconectar la pinza de color rojo, es decir la conectada al borne positivo de la batería; y luego desconectar la pinza de color negro que iba a masa.
  8. Para finalizar, no debes cometer el error de dejar el vehículo a ralentí y apagarlo pocos minutos después. Lo que debes hacer es ir a dar una vuelta con el coche para que se cargue de nuevo la batería. Será suficiente con que te des una vuelta de unos 20-30 minutos.
  9. Si experimentas problemas para arrancar el vehículo al día siguiente o a los pocos días, es probable que tengas que reemplazar la batería de tu coche, ya que estará en una situación de una alta degradación que así lo requerirá. En ese caso, llévala a un punto limpio.

¿Que necesitas para arrancar un coche usando un arrancador portátil?

  • Arrancador portátil

Consejos para arrancar un coche usando un arrancador portátil

  • Trata de evitar que tu vehículo se encuentre parado durante largos periodos de tiempo, ya que esto puede afectar a elementos del vehículo como son las baterías e incluso los neumáticos.
  • En el caso de que tras haberla cargado sigas experimentando problemas de funcionamiento de batería, acude al taller y/o sustitúyela por una nueva. Deshazte de la que se encuentra en mal estado en un punto limpio.
  • El arrancador portátil es un equipo que es muy recomendable para prevenir el quedarse «tirado» en cualquier viaje. Es una compra recomendada teniendo en cuenta el precio al que se pueden adquirir actualmente.
¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.