Cómo cambiar la junta de la culata

La junta de la culata es una de las piezas del coche que mayor preocupación suscita entre los propietarios de un vehículo, ya que se asocia a un proceso muy complejo y una reparación muy costosa. Su reparación requiere de horas de trabajo y en algunos casos, incluso puede llegar a suponer el fin del vehículo.

Si tienes conocimientos de mecánica o simplemente quieres probar a hacerlo por ti mismo y ahorrar un buen dinero en el taller, te vamos a explicar cómo cambiar la junta de la culata. De esta manera, podrás ahorrar la mano de obra del taller y reparar tu coche en tu hogar o garaje.

Síntomas que indican el cambio de la junta de la culata

Antes de empezar a decirte lo que tienes que hacer para cambiar la junta de la culata tienes que cerciorarte de que se trata de un problema en esta parte del motor. Hay varios síntomas que te pueden mostrar que está defectuosa, como son los siguientes:

  • Aceite en el sistema de refrigeración. Revisando el refrigerante podrás saberlo, al ver que parezca una mezcla más consistente, similar a una «mayonesa». Esto significará que se ha producido una mezcla y que, la junta se encuentra dañada.
  • Presencia de refrigerante en el sistema de aceite: Otra de las señales que pueden alertar de un problema en la junta de la culata es la existencia de refrigerante en el sistema de aceite. Lo podrás saber al hacer un cambio de aceite, viendo que el aceite tiene una textura similar al de una mayonesa pero de color marrón.  Esto puede provocar un grave daño en el motor.
  • Presión en el sistema de refrigeración: Si se presenta un bajo nivel de refrigeración y sobrecalentamiento, son síntomas de que hay demasiada presión en el sistema refrigerante. Esto significará que la junta de culata está quemada. Habitualmente podrás saberlo por humo blanco que sale del tubo de escape y que es muy espeso.
  • Fuga de refrigerante: Uno de los síntomas más apreciables de que tienes un problema en este elemento es la presencia de charcos de líquido refrigerante bajo el coche. Cuando se producen fugas de este tipo habitualmente están relacionadas con una junta dañada. No obstante, también puede deberse a otras razones. Por ello, tendrás que examinar tu coche profundamente en la búsqueda de posibles causas. Una podría ser un daño en la junta de culata.

De esta manera, si detectas que tu vehículo tiene alguno de estos síntomas, debes tratar de cerciorarte de que se trata de un problema en la junta de culata. Así podrás producir a su cambio o bien acudir a un taller mecánico en el que investiguen las causas y lleven a cabo el trabajo.

Instrucciones para cambiar la junta de la culata

Para cambiar la junta de la culata es necesario que sigas una serie de pasos:

  1. En primer lugar debes desconectar la batería. En primer lugar debes desconectar el borne negativo (negro) y luego el positivo (rojo). No lo debes hacer de forma inversa, ya que podrías provocar graves daños en tu vehículo.
  2. El siguiente paso consiste en drenar el aceite y el anticongelante del coche. Para ello tienes que aprender a cambiar el aceite y los filtros. Para drenar el anticongelante tendrás que buscar un tornillo de vaciado.
  3. Posteriormente tendrás que acceder a la junta de culata, para lo cual tendrás que soltar la tapa que se encuentra en la tapa de la correa de distribución. Luego quitarás el tubo del anticongelante y las diferentes conexiones. Cuando hayas quitado todos estos elementos podrás llegar a la tapa de balancines y la culata.
  4. A continuación quita la junta culata dañada, para lo cual tendrás que retirar los tornillos correspondientes.
  5. Posteriormente tendrás que limpiar la superficie, para lo cual tendrás que usar una lija de grano y un desengrasante. Asegúrate de que está totalmente limpia.
  6. Una vez hecho esto, solo tienes que colocar una nueva junta de culata. Es un proceso delicado que debe hacerse con cuidado para segurar que está perfectamente colocado. Debes seguir las instrucciones indicadas por el fabricante de la junta. También ten mucho cuidado a la hora de poner los tornillos, reptando siempre el par de apriete. Para ello tendrás que usar una llave dinamométrica.
  7. Después solo tendrás que seguir el proceso inverso al anterior, colocando todas las piezas quitadas para llegar hasta ella; y finalmente rellenar el depósito de aceite y anticongelante. Luego conectarás la batería y habrás terminado el proceso.

¿Que necesitas para cambiar la junta de la culata?

  • Caja de herramientas. Deberás necesitar de diferentes tipos de llaves y destonilladores. De esta manera tendrás que ir quitando todas las piezas que están tanto por encima de la culata como en la propia culata (llaves Allen, de carraca…).
  • Guantes: Es aconsejable que siempre lleves protección en las manos para evitar posibles accidentes.
  • Llave dinamométrica: La necesitarás para la colocación de una nueva culata. Así podrás mantener el par de apriete a la hora de apretar cada tornillo.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.