Cómo comprar y vender coches embargados

El mercado de coches de ocasión ha crecido enormemente con el paso de los años. Comprar un vehículo, ya sea nuevo, de segunda mano o de kilómetro 0 no siempre es una decisión sencilla; y  es que cada una de estas opciones incorpora una serie de ventajas e inconvenientes. Por eso mismo hay que valorar cada una de ellas para saber qué es mejor para  cada una.

A la hora de comprar un vehículo de ocasión puede que estés pensando en adquirir un coche embargado; ya que su precio resulta realmente atractivo en la mayor parte de las ocasiones. Además, también te puedes encontrar en la situación de que estés tratando de vender un vehículo embargado, pero no sepas si es posible hacerlo al ser un vehículo con cargas.

Por este motivo, a continuación te vamos a explicar todo lo que necesitas saber con respecto a la compra y venta de vehículos embargados, de manera que puedas resolver cualquier duda que tengas al respecto.

¿Por qué un coche está embargado?

Cuando un automóvil se encuentra embargado, las razones para ello pueden ser múltiples, si bien hay que diferenciar entre dos tipos de situaciones. Por un lado nos encontramos cuando este embargo viene dado por un organismo público y cuando lo hace un particular.

En la mayor parte de las ocasiones el embargo viene dada por una deuda del propietario con la Agencia Tributaria, el juzgado, el ayuntamiento o la seguridad social.. Estos se rigen por la Ley General de Recaudación.

El embargo es una anotación preventiva que declara un organismo o juez que consiste en retener unos bienes como garantía de pago de unas deudas contraídas.

En lo que respecta al embargo de un coche hay varios aspectos que deben tenerse en cuenta, y que son los siguientes:

  • Con un vehículo embargado es posible circular, ya que no impide que se pueda circular libremente por cualquier territorio, nacional o comunitario.
  • De cara a la policía, no importa si el vehículo está embargado. Aunque ellos tengan conocimiento del embargo, los agentes no te dirán nada por seguir usándolo.
  • Un vehículo embargado se puede asegurar, como cualquier otro.
  • El vehículo embargado puede pasar con normalidad la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).
  • Es posible comprar y vender un vehículo embargado. No obstante, en la Dirección General de Tráfico (DGT) se avisará al comprador de que el vehículo no está libre de cargas; y le harán firmar un documento mediante el cual quede constancias de que el nuevo propietario conoce el embargo.

Cómo saber si un coche está embargado

Antes de la compra o venta de un vehículo, es importante cerciorarse de que el vehículo está libre de cargas, algo que conocerás si eres el vendedor. Para poder informarse de la situación del coche disponemos de dos opciones diferentes:

  • Informe del vehículo de la Dirección General de Tráfico (DGT).
  • Nota informativa de vehículos a motor del Registro de Bienes Muebles.

¿Es interesante comprar un coche embargado?

Hay quienes dudan de si realmente resulta interesante la compra de un coche embargado. En este caso, todo es algo muy personal. Aunque lo ideal es encontrar un vehículo libre de cargas para evitar sobrecostes futuros, el precio realmente bajo o el hecho de que se trate de un modelo exclusivo, pueden hacer que nos encontremos en disposición de asumir la cancelación de las cargas existentes sobre el coche.

Lo importante en todo caso es conocer las mencionadas cargas que pesan sobre el coche; y estas te ayudarán a la hora de negociar con el vendedor. Por este motivo es siempre aconsejable pedir el informe de vehículo a la DGT. Por menos de 10 euros podrás ahorrarte problemas posteriores.

Asimismo, es necesario saber que las notas de embargo en el Registro caducan. Si no se renueva la anotación de embargo tras cuatro años, esta caduca. Por ello, en estos casos podrás solicitar la cancelación del embargo. Para ello tendrás que dirigirte al Registro de Bienes Muebles dela provincia en la que se encuentre la autoridad encargada de haber dictado dicho embargo.

Cómo comprar un vehículo embargado

Siendo consciente de que un vehículo está embargado, tienes dos opciones entre las que optar. Por un lado puedes exigir al vendedor que liquide las deudas pendientes antes de la compra; y la segunda, ser tú mismo el que se haga cargo de la situación del embargo. No obstante, en este caso tendrás que hacer frente a los costes adicionales.

Para ello tendrás que llevar la documentación a Tráfico para hacer la transferencia de los papeles, donde te advertirán de las cargas que pesan sobre el automóvil.

Cómo vender un vehículo embargado

En el caso de que quieras saber cómo vender un vehículo embargado, lo primero que tienes que hacer es valorar el vehículo. De esta forma podrás saber cuánto dinero podrás pedir por él y conocer si te compensa a nivel económico.

Salvo que llegues a un acuerdo con el comprador, para vender deberás destinar parte de la venta para retirar el embargo que pesa sobre el vehículo; y así deberá aparecer reflejado en un contrato.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.