Los Estados Unidos se han convertido en una de las principales destinaciones turísticas para los europeos. La experiencia de cruzar el charco y la gran oferta con la que cuenta el país norteamericano, debido a su gran longitud, son los principales atractivos. Con todo, muchos son los que optan por realizar rutas por la costa Este y la Oeste, necesitando un coche en numerosos casos, ya que Uber no es suficiente.

¿Qué es conducir en Estados Unidos?

Viajar a Estados Unidos ya es una experiencia que vale la pena conseguir, especialmente si es la primera vez que se realiza un viaje tan largo. Por un lado, tendrás que acostumbrarte por primera vez a un cambio horario, que respecto a España, será un mínimo de seis horas menos si optas por quedarte en la costa Este, y visitar ciudades tan reputadas como Nueva York o Boston, entre otras. Además, también deberás afrontar por primera vez un vuelo transatlántico, debiendo pensar cuáles serán tus entretenimientos hasta llegar a tu destino final. De hecho, según la ciudad a la que vayas también será necesario realizar escalas por diferentes aeropuertos.

Más allá de todo esto, conducir en América ya es una experiencia, casi al nivel de conducir por la izquierda en el Reino Unido. Las carreteras en Estados Unidos son mucho más anchas y las autopistas cuentan con casi el doble de carriles que en España. Esto incita a correr más de lo que está permitido, pero los americano se toman las leyes muy en serio, especialmente las de circulación. Así, si corres más de lo permitido no te sorprendas si el resto de conductores te empiezan a pitar pidiéndote que respetes los límites de velocidad. Sin embargo, el principal cambio no se encuentra aquí, sino en la situación de los semáforos. Mientras en España, paramos delante del semáforo y el cruce está justo detrás, los americano lo hacen al revés. Debemos pararnos antes del cruce y el semáforo se encontrará justo detrás.

Además, a la hora de repostar, no debemos pedir los litros que queremos. Los americanos funcionan con galones, que son más que un litro. Los coches eléctricos y de transmisión automática también están a la orden del día en este país. Cada vez son más los turistas que optan por realizar la Ruta 66. Pese a que la tradición es hacerla en moto, y especialmente con una Hardley-Davidson, cada vez son más los que la hacen en coche. La tradición de esta ruta en Estados Unidos es similar a la que tiene el camino de Santiago en España, aunque las finalidades son muy diferentes.

Beneficios de conseguir una licencia de conducir en Estados Unidos

Con todo, conseguir una licencia que nos permita conducir en los Estados Unidos cuenta con numerosos beneficios. Los más destacados son los siguientes:

  • Ser autosuficientes y contar con autonomía. Una licencia de conducir será necesario si queremos contar con autonomía para desplazarnos a lo largo del ancho del territorio de Estados Unidos, que es mucho realmente.
  • No depender del transporte público. Con un permiso de conducir no dependeremos del transporte público. Según donde nos encontremos, y especialmente si es una zona alta y de riqueza, la frecuencia de buses es realmente baja.
  • Poder alquilar un coche. Tener un permiso de conducir, incluyendo el europeo en algunos casos, es necesario para tener la posibilidad de alquilar un coche y firmar el contrato respectivo con la empresa de automóviles.
  • No tener problemas para circular. La legislación estadounidense, como también ocurre en España, obliga a tener un permiso de conducción en vigor para poder tener derecho a circular sin ningún tipo de problema con la policía.

Otra de las principales diferencias respecto a España es la posibilidad de los estadounidense de poder conducir un coche a partir de los 16 años, pese a que sean menores de edad. En nuestro país no podemos contar con una licencia de conducir hasta que somos mayores de edad y cumplimos los 18 años. En Estados Unidos, en cambio, la mayoría de edad no se alcanza hasta los 21 años, aunque la posibilidad de manejar un coche llega mucho antes para los yankees.

Cómo conseguir una licencia de conducir en USA

Cada vez son más los turistas que deciden alquilar un coche para desplazarse a lo largo del territorio americano. Pese a que cada vez son más las empresas que aceptan el permiso de conducción europeo, para evitar problemas a lo largo de tu estancia es recomendable acudir a la Dirección General de Tráfico para poder conseguir un permiso de conducción internacional, que está disponible hasta en diez idiomas. De esta forma, será totalmente segura la posibilidad de alquilar un coche. Sin embargo, al igual que ocurre en nuestro país, la licencia de conducir no puede estar expirada sino que debe estar en vigor. En otros casos, los estudiantes internacionales pasan mucho tiempo en Estados Unidos con el visado F, J o M. Está permitido conseguir una licencia de conducir aunque se debe consultar con la escuela en cuestión ya que varía según el estado. Lo mismo ocurre con aquellas personas que se encuentran en el país trabajando temporalmente o a las que le ha sido aprobada una solicitud de asilo.

Sin embargo, la situación varía con aquellas personas que han conseguido la visa de residente permanente en Estados Unidos. En estos casos, están obligados a someterse a un examen para aprobar la licencia de conducir estadounidense y optar a poder conducir a lo largo de todos los estados americanos y también Puerto Rico. Es conocida como ID, y además te servirá para otros fines como abrir una cuenta bancaria, cambiar un cheque o demostrar que eres mayor de edad y, por tanto, tienes la posibilidad de optar a comprar alcohol y tabaco. Será necesario someterse a diferentes pruebas como un examen teórico, un examen práctico y un examen de visión donde deberás demostrar que eres apto para conducir en Estados Unidos. Podría realizarse también con un coche manual. En algunos estados, el permiso de conducir de otros países permite convalidar alguna de estas pruebas. Antes de someterse a estos exámenes, la administración puede requerir alguna documentación como la tarjeta de seguridad social original, el acta de nacimiento, el recibo de la luz o el gas, entre otros, o la tarjeta de identificación de número de pago de impuestos (ITIN).

Una vez cuentes con tu licencia de conducción, también te recomendamos interesarte por la normativa de conducción vigente en el estado en el que te encuentres. Aunque en líneas generales no hay variaciones, cada uno de los diferentes territorios norteamericanos tiene sus propias particularidades. En algunos estados, por ejemplo, es posible girar a la derecha si no viene nadie aunque el semáforo se encuentre en rojo. También respeta la prohibición de consumir alcohol, drogas o manejar el teléfono móvil mientras estás al volante. En Estados Unidos son realmente estrictos con la normativa vigente.Con todo, poder conseguir una licencia de conducir en Estados Unidos permitirá contar con una vida más sencilla. Desplazarse por las grandes ciudades sin necesidad de coger un taxi o el transporte público o poder viajar a zonas más rurales del país de forma totalmente autónoma será posible con un carné de conducir en vigor. En algunas zonas del país norteamericano apenas existe transporte público, dificultando desplazarse y moverse por el país.

¿Te ha gustado?