Cómo desmontar un motor

El motor es la pieza más importante de un artefacto. De hecho, algunos expertos lo asemejan al corazón porque, al igual que el corazón, se encarga de darle vida al artefacto. Es la razón por la que un objeto puede realizar determinada tarea. Sin él, sería una pieza inútil, tal vez destinada a ser considerada como coleccionable.

Es por ese motivo que, cuando se daña el motor, se considera que ya no hay vuelta atrás. La única manera de devolverle la utilidad al aparato, es colocándole un nuevo motor. Es como si se hiciera un trasplante de corazón.

Así como una persona con cierta condición cardíaca agradecería que se le atendiera y se le diera una nueva oportunidad de vida, los artefactos cuyo motor averiado ha sido reemplazado por uno nuevo dura muchos años más.

Existe otra similitud entre el corazón literal y el motor. Un trasplante de corazón es una operación delicada. Si algo sale mal, puede costarle la vida al paciente. Por ese motivo este tipo de intervenciones solo la realizan los expertos en la materia, en este caso los cardiólogos.

No cualquier médico tiene las capacidades y competencias necesarias para lograr satisfactoriamente el objetivo.

De igual manera, cuando se va a trabajar un motor se necesita un mecánico. Pero no cualquier mecánico sino uno que tenga la suficiente experiencia. Ya que, si algo sale mal, todo el trabajo podría irse por la borda.

Claro, desmontar un motor no es nada económico. Por ese motivo algunas personas han decidido aprender por su propia cuenta, porque desean ahorrarse algo de dinero.

En vista de lo anterior, este artículo se ha escrito para mostrarte cuáles son los pasos a seguir para desmontar un motor con éxito. Si los sigues al pie de la letra, lograrás hacerlo.

Instrucciones para desmontar un motor

motor

Existen diferentes motivos por los cuales se desmonta un motor. El más común es porque él se ha dañado y se debe reemplazar por uno en mejores condiciones. Sin embargo, esta tarea no se trata de soplar y hacer botellas. Es muy complicado llevarla a cabo, pero te daremos algunas instrucciones para que puedas conseguir tu objetivo.

Lo primero que debes hacer retirar la capota del carro, ya que esta puede interferir cuando se quiera tener acceso a ciertas conexiones o tornillos. Además, se convertirá en un problema si deseas sacar el motor con una plataforma hidráulica o una grúa para motor.

Quitar la capota es muy sencillo. Ella está sujeta por unas bisagras con dos o tres tornillos. Con ayuda de un amigo, sostén el peso de la capota, a medida que vayas destornillando las bisagras. Luego de esto puedes retirar la capota y colocarla en un lugar donde no se raye.

Lo siguiente que deberás hacer será drenar los fluidos del motor. Un motor utiliza diferentes tipos de fluidos. Es importante que los hayas drenado todos antes de que intentes retirar el motor.

Puedes empezar con el aceite para motor. El cual se encuentra en el depósito de aceite y se puede drenar al quitar el tapón. También debes drenar el líquido refrigerante, esto lo puedes hacer mediante la llave de purga del radiador.

Sin embargo, debes tener en cuenta que, al momento de desconectar las tuberías del líquido refrigerante, es posible que todavía quede refrigerante en el sistema.

Lo siguiente a hacer es desconectar las tuberías destinadas a la alimentación, del escape y del líquido refrigerante. Desconecta la tubería que pertenece al acelerador. Después de ello, puedes quitar todos los pernos que son responsables de sostener la válvula de entrada. Al terminar, retírala del compartimiento del motor.

Aunque no es necesario desconectar el radiador para sacar el motor viejo, deberás desconectar las tuberías del líquido refrigerante, las cuales van desde el radiador hasta el motor.

Otro paso a seguir es desconectar las instalaciones eléctricas. En esta parte surge una complicación dependiendo del año que sea tu vehículo. Por ejemplo, mientras más moderno sea, tendrás más cableado. Eso, sin tener en cuenta la cantidad de sensores con la que vas a lidiar al momento de desconectar el motor.

Por ese motivo, tómate el tiempo necesario para examinar el cableado del vehículo. Algo que puede ayudarte es contar con un manual de servicio que coincida con las características de tu auto.

Ten mucho cuidado de no dañar los conectores cuando los quites. Generalmente, son de plástico y pueden doblarse con mucha facilidad. Dañar uno de estos conectores podría causarte muchas complicaciones. Además, generaría un gasto adicional que no está dentro del presupuesto.

Ahora bien, ¿qué más necesitas hacer para poder desmontar un motor y no morir en el intento? En el siguiente subtítulo podrás enterarte. Por eso, no dejes de leerlo para que puedas tener todos los detalles necesarios para hacer el desmontaje.

¿Que necesitas para desmontar un motor?

motor

Luego de haber cumplido con los pasos anteriores, lo siguiente que deberás hacer es destornillar el motor de la transmisión. La transmisión puede estar ubicada detrás o a un lado del motor. Esto va a depender de cómo esté instalado el compartimiento del motor del carro.

Quita los tornillos que pasan por la cáscara de la campana de la transmisión y dentro del bloque del motor. Cuando la transmisión ya esté desconectada del motor, puedes utilizar un elevador para poder soportar su peso. No te confíes ni trates de hacerlo por tu cuenta porque podría ocasionarse un accidente, cosa que no queremos que suceda.

Luego deberás quitar los tornillos del montaje del motor. Es posible que tu motor esté conectado a tres montajes, cuatro si incluimos el de la transmisión. Para quitarlos con éxito deberás usar una llave inglesa para sujetar un extremo del tornillo y mantenerlo fijo, mientras que con otra llave inglesa comienzas a aflojar la tuerca del otro lado.

En este punto, lo último que deberás hacer es levantar y sacar el motor de su compartimiento. Esto lo puedes hacer con ayuda de una grúa hidráulica. No trates de hacer esta tarea solo, necesitarás la ayuda de un amigo para manipular cuidadosamente el motor y evitar que se balancee de manera peligrosa.

Permitir el balanceado podría dañar tu motor. Pero no solo eso, tu vehículo podría dañarse o, peor aún, puedes salir lastimado.

Ten en cuenta que un motor puede llegar a pesar cientos de libras, por lo que es fácil lastimarse la mano o un dedo. De manera que la recomendación es que lo manipule con un cuidado extremo.

Pero, ¿qué otros consejos debes tener en cuenta a la hora de desmontar el motor de un vehículo con éxito?

Consejos para desmontar un motor

motor

Como has podido darte cuenta mientras leías este artículo, un motor está conectado a muchas otras piezas. De manera que, al desmontarlo, es fácil que se pierdan algunas. Sobre todo, los tornillos.

Puedes evitar que esto suceda si los aseguras de antemano, ¿cómo?… Por ejemplo, si los tornillos están unidos con una bisagra, como es el caso de los que lleva la capota del carro, puedes dejarlos ahí cuando hayas retirado la capota.

No te estorbarán para nada y así puedes estar tranquilo de que no se perderá ninguno. Cos que sucede cada vez que se desarma algo.

Incluso, a algunas personas llegan a sobrarle piezas. Para que eso no te suceda puedes hacer varias cosas. La primera es tener cuidado y percatarte de dónde va cada cosa. Lo segundo es pedirle ayuda a un amigo. Recuerda que cuatro ojos ven más que dos.

Por último, ten a la mano un manual de instrucciones que vaya acorde con las características y el año de tu vehículo. Así te ahorrarás muchos dolores de cabeza y cientos de euros. Desmontar un motor puede ser una tarea difícil, pero recuerda que no es imposible. Cuentas con mucha ayuda.

¿Te ha gustado?
19 usuarios han opinado y a un 94,74% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.