Cómo eliminar los ruidos del coche

Los ruidos en el coche son uno de los aspectos que más preocupa o molesta a muchos conductores. Más allá de que no pueda ser algo que realmente afecte a la propia conducción, estos molestos sonidos pueden llegar a resultar una gran molestia a la hora de conducir.

Tarde o temprano es habitual que estos molestos ruidos aparezcan en el vehículo, ya sea en el salpicadero, en el techo, etcétera, unos sonidos que se incrementan sobre todo en los meses en los que hay una notable diferencia de temperatura entre el interior del habitáculo y la carrocería del vehículo.

Dado que estos ruidos se pueden presentar en diferentes partes de un vehículo, te vamos a dar unos tips básicos que debes seguir para poder hacerles frente. En cualquier caso, lo primero que debes hacer para poder solucionar el problema es localizar el origen del ruido. Para ello debes retirar cualquier objeto que pueda llegar a provocar sonidos o ruidos de la guantera, compartimentos y el maletero, además de prestar atención a monedas, herramientas, llaves…

El gran objetivo es el de encontrar el ruido y dónde se haya, siendo en muchas ocasiones recomendable recurrir a la ayuda de otra persona, ya que esta puede dedicarse a encontrar la localización junto a ti.

En el caso de que el ruido se encuentre en el interior del vehículo, habrá ocasiones en las que sea suficiente con utilizar un poco de silicona en aerosol o bien que coloques gomaespuma entre las superficies de plástico para eliminarlo.

Si se encuentra oculto en el salpicadero lo más recomendable es que acudas a un taller, ya que se trata de labores más complicadas. Lo mismo ocurre si el sonido proviene del chasis, vano motor o los frenos. En todos estos casos es mejor dejar el trabajo a un especialista.

Ruidos frecuentes en los vehículos y cómo solucionarlos

Dicho esto, vamos a hablarte de algunos de los ruidos más habituales en los vehículos, cuales son sus posibles causas y lo que puedes hacer para solucionarlo. De esta manera es muy posible que encuentres una solución efectiva frente a este tipo de problema:

Ruidos en el vano motor

  • Ruido metálico que apenas dura unos momentos tras arrancar: Puede deberse a taqués hidráulicos en mal estado o taqués mal reglados. La pieza podría estar defectuosa.
  • Ruido en el embrague al pisar el pedal:  El rodamiento o collarín del embrague podría estar defectuoso y debe ser sustituido.
  • Sonido metálico en la caja de cambios, con un sonido muy llamativo a ralentí. Es posible que se deba a una holgura del axial del cambio o falta de aceite.
  • Golpes en los cambios de apoyo del coche: Puede deberse a algún soporte del motor que está desgastado o suelto. Tienes que apretarlo o sustituirlo por otro nuevo.

Estos son algunos de los más frecuentes. En todo caso, ante cualquier sonido extraño en el vano motor, es muy recomendable que acudas de inmediato al taller. De esta forma evitarás que realmente se trate de un problema grave que vaya más allá de un molesto ruido.

Ruidos en el chasis y los frenos

  • Zumbidos y gruñidos que se aprecian en las curvas: Puede deberse a defectos en el cojinete de la rueda. Si el ruido aparece en una curva a derechas, probablemente estará afectado el cojinete de la rueda izquierda, y al revés. Este problema tendrá que ser solucionado en taller.
  • Traqueteo en curvas que solo se notan a alta velocidad. Pueden deberse a una entrada en funcionamiento del ESP. Conduce más suave.
  • Crujidos que se aprecian en curvas. Puede deberse a daños en el árbol de transmisión, que tendrá que ser sustituido en el taller.
  • Chirridos al frenar. Las pastillas de freno podrían estar gastadas y su soporte roza con el disco. Se deben cambiar inmediatamente las pastillas; y en ocasiones será necesario hacer lo propio con el disco de freno.

Estos son solo algunos de los ruidos frecuentes en estos lugares del vehículo. Ante cualquier ruido extraño en frenos o chasis, lo más aconsejable es acudir al taller rápidamente.

Ruidos en el interior

  • Crujidos al desembragar. Puede deberse a que las articulaciones de los pedales están secas. Puedes solucionarlo engrasando estas con aerosol de silicona.
  • Traqueteos en la zona trasera al coger un bache. Puede deberse a que alguna herramienta se encuentra moviéndose en el hueco de la rueda de repuesto. Soluciónalo envolviendo los elementos sueltos en algún trapo o gomaespuma.
  • Ruidos en el salpicadero que se oyen con el coche en movimiento. Puede deberse a que los cables golpean en diferentes partes como los conductos de ventilación. Puedes envolver los cables con gomaespuma suave. En la actualidad, será necesario acudir al taller por la complejidad de los sistemas.
  • Chasquidos en zonas de revestimientos de plástico como pilares y puertas. La causa es el roce con otros elementos. Puedes poner cinta de fieltro en los puntos en los que hacen contacto, así como engrasar la zona con cerca o aerosol de silicona.
  • Zumbidos en revestimientos de puertas, sobre todo al sonar los bajos de la música. Es posible que se deba a la vibración de los altavoces. Puedes retirar los revestimientos y comprobar su fijación, además de forrar los revestimientos con gomaespuma.
  • Crujidos en la zona del cuadro de mandos y/o consola central. La causa puede ser el roce de las piezas de plástico, lo cual podrás solucionar con un trozo de cinta de fieltro.

Ruidos en la carrocería

  • Crujidos fuertes al pasar por baches: Puede deberse a que existe sequedad en las bisagras y cierres. Aplica grasa sobre ellas y el mecanismo de cierre.
  • Silbidos en los pilares A y B. Pueden ser ruidos del viento que vienen dados por puertas que no cierran adecuadamente, juntas de puertas con defectos o puertas mal colgados. Coloca bien las bisagras y en caso de que no se solucione acude al taller.
  • Traqueteos en los limpiaparabrisas que aparecen con lluvia ligera. Las escobillas pueden haberse endurecido y es el momento de renovarlas por unas nuevas.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.