Cómo evitar que te roben la bicicleta

Todo propietario de una bicicleta que utilice esta como medio de transporte se encontrará con la habitual preocupación de que no se la roben cuando acude a cualquier lugar. Es importante tener en cuenta que, si alguien quiere robarte la bicicleta, hará lo posible por conseguirlo, si bien hay diferentes consejos que puedes tener en cuenta para evitar que te roben la bicicleta.

En este artículo te vamos a dar una serie de consejos que te ayudarán a evitar que te puedan robar bicicletas en la vía pública, sobre todo cuando decides aparcarla en una farola, valla o en un propio parking para bicicletas.

Además, te vamos a dar algunas indicaciones sobre qué tipos de bicicletas son las más indicadas para poder circular por la ciudad con una mayor seguridad y haciendo que los cacos no se fijen tanto en tu bici. De esta manera podrás protegerte en mayor medida frente a un posible robo.

Tips para evitar que te roben la bicicleta

A continuación te vamos a dar diferentes consejos que debes tener en cuenta para evitar que te roben la bicicleta, algo que debes tener muy en cuenta para velar por la seguridad de tu método de transporte.

Evita utilizar bicicletas de gran valor

Si solo tienes una bicicleta y es la que empleas para hacer ciclismo de carretera o de montaña como afición, lo más aconsejable es que compres un modelo sencillo, discreto y barato.

Aunque no sea el modelo más llamativo y atractivo, será mejor para evitar sustos y angustias, ya que si adquieres un modelo en el que todo el mundo se fije, no solo lo harán quienes la admiren, sino también los cacos que estarán más atentos para poder hacerse con ella.

Además, debes tener en cuenta que no es lo mismo que te roben una bicicleta cuyo valor supere los mil euros que una que cueste la mitad. Otra opción es recurrir a bicicletas de segunda mano, una opción por la que puedes optar para tratar de reducir un robo.

Evita los colores llamativos

Los colores como el negro, el gris u otros tonos apagados, llamarán menos la atención que aquellos que son colores vivos; y que harán que sea mucho más probable que te acaben robando este medio de transporte.

Si tu bicicleta es de un color llamativo o dispone de muchos elementos cromados, llantas brillantes o discos relucientes, será más probable que te la intenten robar.

Además, se aconseja utilizar candados del mismo color que la bicicleta, es decir, que sean oscuros. De esta forma es un poco más complicado que de un vistazo rápido puedan conocer cómo de segura está atada tu bici.

A pesar de que a priori un gran candado pueda parecer la mejor solución para poder disuadir a un caco, la realidad es que no es así.

Tuercas en ruedas y sillín en lugar de cierres rápidos

A pesar de que se ate la bicicleta por el cuadro y las ruedas, siempre es aconsejable que la bicicleta urbana use tuercas y no cierres rápidos. Puedes sustituir de manera sencilla los cierres rápidos por tornillos y tuercas. Además, no debes olvidarte de las tijas del sillín; ya que estas habitualmente utilizan un cierre rápido de palanca. Si no quieres que te lo roben, usa una tuerca.

Esto no garantizará que no te lo puedan robar, pero ya hará que tengan que recurrir a una llave allen o llave fija. Por lo tanto, se dificulta el posible robo. Asimismo, ten en cuenta que existen algunos cierres con tuerca de seguridad, que necesitan de una llave especial para poder ser aflojarse, aunque tienen un coste más elevado.

Cómo candar a una bicicleta en la calle

El primer punto a valorar a la hora de candar una bicicleta en la calle deberás tener en cuenta una serie de consejos e indicaciones. Para empezar, es clave que elijas bien el lugar, para luego elegir el objeto al que la atarás, y finalmente, cómo lo hagas.

Lo primero que se debe hacer es, si solo se cuenta con un candado, asegurar el cuadro. para ello es aconsejable que se realice sobre el triángulo trasero, formado por las tirantes, vainas y tubo vertical. De esta manera, será más fácil asegurar de una vez también la rueda trasera. No obstante, no se debe cometer el error de asegurarla por los radios; y es que el candado debe situarse por encima o debajo de la llanta.

En todo caso, para evitar el robo, lo más recomendable es usar dos candados, uno principal que sea robusto para el cuadro y la rueda trasera; y por otro lugar, uno en espiral o plegable para ser empleado sobre la rueda delantera. Este segundo candado tendrá que colocarse de una manera u otra en función del tipo de bicicleta utilizado.

En el caso de que la bicicleta cuente con suspensión delantera habrá que colocarlo por el hueco del puente de la horquilla y, al mismo tiempo, entre medias de la rueda. De esta forma se consigue asegurar el conjunto de la rueda; y se evita que puedan desmontar la horquilla para robarla.

Si no cuenta con este huevo, lo más aconsejable es usar un candado en espiral o flexible para pasarlo por el triángulo principal del cuadro y por la rueda delantera.

Dónde candar una bicicleta para evitar su robo

Uno de los aspectos más importantes para evitar que te puedan robar la bicicleta es elegir el lugar adecuado para estacionarla. Es aconsejable que busques lugares en los que cerca haya cámaras de seguridad. Este es el caso de bancos, garajes, comercios…

Además, es recomendable que evites las zonas por las que no pase casi nadie y también las que sean muy concurridas. Tanto en un caso como en otro, el ladrón tendrá mayores facilidades para poder robar tu bicicleta.

También debes evitar aparcarla junto a bocas de metro, paradas de tren o de autobús, etcétera.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.