Cómo limpiar el salpicadero del coche

El salpicadero es una parte muy importante de todo coche, ya que es el lugar en el que se encuentra el tablero de instrumentos y el volante, en su parte superior, además dee una parte inferior, en la que figuran el freno, el embrague y el acelerador, entre otros componentes del vehículo.

Es importante saber que se trata de uno de los componentes interiores que más afectado se ve por la suciedad y el desgaste con el paso del tiempo, razón por la cual es importante saber cómo limpiarlo.

Para mantener un coche en buen estado es fundamental abogar por disfrutar de una máxima limpieza posible en su interior, razón por la cual te vamos a explicar cómo limpiar el salpicadero del coche, de manera que puedas hacer que luzca siempre en el mejor estado posible.

Esto debe cuidarse con máximo detalle, tanto por razones de la pura limpieza como por la higiene, que debe ser máxima en todos los espacios, incluyendo el vehículo. De esta forma tanto el conductor como los ocupantes se podrán ver beneficiados de disfrutar de un espacio mucho más agradable.

Instrucciones para limpiar el salpicadero del coche

Si quieres saber cómo limpiar el salpicadero del coche, te vamos a hablar de varios métodos que puedes utilizar para ello. Al contrario de lo que puedas pensar, no necesitas de productos específicos para conseguir un buen resultado, sino que puedes recurrir al uso de otros mucho más fáciles de conseguir y que te ayudarán a disfrutar de un buen resultado. Te explicamos varias opciones para que elijas la que más te convenga:

Limpieza de salpicadero con agua y jabón

Una de las formas más simples de poder limpiar el salpicadero es recurriendo al uso de agua y jabón, que siempre pueden ofrecer un buen resultado. No obstante, para ello hay que saber cómo hacerlo. A continuación te mostramos los pasos que debes seguir si optas por estos elementos:

  1. En primer lugar debes pasar un paño seco por el salpicadero. En el caso de que tengas una aspiradora a mano, es aconsejable que la pases para tratar de remover cualquier resto de tierra o polvo que pueda estar acumulado.
  2. A continuación deberás mezclar agua y jabón neutro en un cubo, aunque si lo prefieres podrás hacer uso de un champú de los que venden para automóviles en cualquier superficie.
  3. Seguidamente tendrás que coger un trapo de microfibra y procederás a enjuagarlo con la mezcla, debiendo exprimirlo antes de empezar a utilizarlo por el salpicadero. De esta manera evitarás que un exceso de líquido pueda llegar a suponer un problema para los componentes electrónicos.
  4. El paño enjuagado con la mezcla tendrás que ir pasándolo con cuidado por cada una de las partes del salpicadero. Asegúrate al hacerlo de pasarlo quitando bien las manchas y cualquier parte pegajosa. Si ves que hay manchas complicadas de eliminar puedes recurrir al uso de una esponja de plástico.
  5. Cada vez que vayas a pasar el trapo por una parte que no hayas limpiado previamente, tendrás que limpiar y enjuagar el trapo, además de exprimirlo.
  6. Recuerda que debes limpiar los sistemas de ventilación del aire acondicionado, así como otras partes de difícil acceso. Una recomendación para limpiar esta zona del salpicadero deberás utilizar un cepillo dental que ya no uses o una brocha pequeña.
  7. Después de haber pasado con el trapo húmedo por todos los elementos del salpicadero, deberás coger un trapo de algodón que esté totalmente seco y pásalo por todo el salpicadero. De esta forma te asegurarás de que quede todo bien seco.

Usando este método de limpieza, lograrás un acabado mate. Para lograr un resultado con brillo deberás rociarle un abrillantador específico a posteriori.

Limpieza de salpicadero con amoniaco

Otra alternativa es la de limpiar el salpicadero del coche con amoniaco. Este producto de fabricación industrial viene presente en muchos productos de limpieza, y aunque puede ser útil se recomienda extremar las medidas de precaución al utilizarlo, ya que puede llegar a ser muy nocivo para la salud. Si quieres utilizarlo debes seguir estos pasos:

  1. En primer lugar debes preparar una mezcla de amoniaco con agua. Para ello tendrás que usar dos tapones de amoniaco por cada litro de agua.
  2. Luego aspira o retira el polvo del salpicadero haciendo uso de un trapo de algodón y procede a protegerte con una mascarilla y guantes.
  3.  Utiliza un trapo que no suele pelusa, como es el caso de los paños de microfibra, y empápalo con la mezcla, asegurándote de que no gotee.
  4. Luego podrás empezar a limpiar el salpicadero, empezando por las partes más grandes y frotando de manera circular. De esta forma quitarás las manchas.
  5. Posteriormente deberás empezar a limpiar las zonas más complicadas, para lo cual podrás hacer uso de un cepillo dental que ya no uses, una pequeña brocha; o bien puedes envolver la punta de un destornillador con el trapo para lograr una limpieza más profunda.
  6. Luego seca el salpicadero haciendo uso de un trapo de algodón y deja secar el salpicadero manteniendo las ventanas abiertas del vehículo durante unos 10 minutos. Además, se recomienda que pases otro trapo seco para conseguir un mayor brillo.

De esta forma tienes a tu disposición dos métodos que pueden cumplir perfectamente a la hora de lograr que el salpicadero se encuentre perfectamente limpio. De esta manera lograrás que se encuentre en el mejor estado posible, haciendo que luzca mejor y que, además haya menos posibilidades de que haya daños en esta zona del interior del vehículo.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.