Si eres un amante del motor, querrás siempre tener tu vehículo en el mejor estado posible, algo que incluye no sólo el aspecto interior, como el motor y demás, sino también la pintura. De esta forma, aprender cómo pintar un coche puede ser crucial para ti.

La pintura del coche es el 50% de la estética de un vehículo, ya que, el color del coche y su perfecta imprimación y lacado marca la diferencia. El problema, es que la pintura suele desgastarse con el tiempo, debido a la oxidación del aire, los arañazos y los golpes.

La solución que nos ofrecen es pintar el coche en un taller, algo que digamos que no es del todo práctico. Los talleres suelen cobrar mucho por pintar un coche, algo que hace que, si tu coche es antiguo, te salga más caro pintar el coche que lo que cuesta en verdad.

Los profesionales de chapa y pintura trabajan muy bien, pero también es verdad que no todo el mundo tiene el poder adquisitivo de recurrir a opciones profesionales. Así que, mucha gente tendrá que recurrir a soluciones digamos…más caseras.

Desde que estalló la crisis, la gente suele recurrir más a aprender a pintar un coche, para hacerlo ellos mismos. Mucha gente se pregunta cómo puede hacerlo para ahorrase la mano de obra y tan sólo, conseguir la pintura, la masilla y demás para hacerlo.

Lo malo, es que pintar un coche no es tan sencillo como parece y por eso, el taller cobra tan caro por ello. Lo bueno, es que realmente cualquier persona puede hacerlo con mucha paciencia, con la guía correcta y con el material suficiente.

Si aprendes a pintar un coche, no sólo vas a poder empezar a reparar tu coche cuando sea rallado y demás, sino que también aprenderás a cambiarle el color cuando compres un coche usado de un color, y éste no te guste.

Si no sabes pintar un coche, no te preocupes, ya que vas a aprender a pintar un coche paso a paso, en relativamente poco tiempo y si prácticas y tienes cuidado, lo harás a nivel profesional.

¿Que necesitas para pintar un coche?

  • Pintura en spray para coches
  • Lija
  • Disolvente
  • Imprimación
  • Masilla
  • Pistola de pintura
  • Celofán o similares para proteger el coche
  • Diluyente
  • Ropa vieja, mascarilla y gafas protectoras de los ojos
  • Catalizador de pintura
  • Un garaje limpio y aislado del exterior
  • Barníz para coches

Instrucciones para pintar un coche

  1. Preparar el terreno:
    Lo primero que vamos a hacer, es preparar el terreno para pintar el vehículo. Vamos a necesitar un garaje o algún lugar como una nave, el cual debe de estar cerrado y debe de estar limpio. Esto se hace para asegurar un correcto lacado, sin que se peguen partículas al coche. Los profesionales usan cabinas aisladas para pintar, así que tenemos que hacer algo parecido. Asegúrate de limpiar el lugar muy bien antes de proceder a pintar, para que así, no tengas ningún problema para realizar el lacado. También, asegúrate de que sea un lugar con las ventanas cerradas y que no entre nada de polvo o partículas del exterior, para garantizar el éxito. Además, recuerda tener ropa vieja, unas gafas y una mascarilla, para protegerte a ti mismo de la toxicidad de la pintura y además, no estropear tu ropa buena.
  2. Preparar el coche:
    Antes de pintar, debemos aprovechar para preparar y dejar el coche listo para pintar. Hay que usar una lija, para dejar la superficie pulida y libre de ralladuras. Si el coche tiene golpes o abolladuras, debemos usar masilla para rellenar y que así, la carrocería recupere completamente la estética que tenía antes. Trata de lijar y usar disolvente por encima, para eliminar las impurezas y demás, dejando el coche listo. Antes de pintar, recuerda usar el espaladrapo para cubrir zonas como las ventanas, las ruedas y demás, es decir, para pintar solamente sobre la carrocería, no sobre otros elementos.
  3. Imprimar:
    Ahora antes de pintar, debemos imprimar el coche, es decir, prepararlo para la pintura. Aplica una imprimación recomendada por el fabricante, para así, dejar el coche listo para absorber la pintura de la forma correcta. La imprimación se suele aplicar con pistola, la misma que después usaremos para pintar. Asegúrate de cubrir completamente la superficie del coche antes de empezar a pintar, para así, evitar males mayores.
  4. Aplicar la primera capa:
    La pintura del coche se suele dar en dos capas, siendo la primera capa un 50% pintura, un 25% catalizador recomendado por el fabricante y un 25% disolvente o diluyente en monocapa. Realiza bien la mezcla, y ponte a pintar sobre la superficie del coche, asegurándonos de que cubrimos bien toda la superficie del coche. Si has preparado bien el coche y has cubierto con espaladrapo toda la superficie, podrás pintar de forma más agresiva y sin ningún problema, por eso le he dado antes énfasis en preparar el coche para pintar. Una vez que haya sido aplicada la mezcla, debemos esperar aproximadamente unos 15 minutos, antes de proceder a aplicar la segunda capa, la cual explicaremos ahora.
  5. Aplicar la segunda capa:
    Mientras se va secando, podemos aprovechar para hacer la mezcla de la pintura bicapa, la cual no lleva catalizador, sino que simplemente lleva un 75% de pintura y un 25% de diluyente. Una vez se haya secado la primera capa, vamos a aplicar la segunda capa, la cual es la buena, es decir, la que se va a ver desde el exterior. Es importante aplicar la capa con cuidado y con mucho mimo, para que no quede ninguna zona de nuestro vehículo sin cubrir y así, conseguir un pintado correcto.
  6. Aplicar el barniz:
    Ahora que ya hemos acabado de pintar, vamos a aplicar el barníz, el cual hará que la pintura se vea brillante. La parte más delicada de la pintura es el barnizado, ya que es cuando más se pueden pegar las partículas del exterior. Por este motivo, he hecho tanto esfuerzo porque tengas el garaje limpio y aislado, para que cuando estés barnizando, no haya ninguna partícula del exterior que acabe con tu trabajo. Aplica el barniz con mucho cuidado, tratando de que cubra toda la superficie al igual que la pintura, y ya lo tendrás acabado.
  7. Secado y a disfrutar:
    Ahora, ya hemos acabado de pintar, pero ni se te ocurre coger ahora el coche, si no quieres acabar con el coche hecho un desastre. Al igual que cuando pintamos la casa, hay que esperar a que se seque. Como no tenemos pistolas de calor ni nada de eso, tendremos que esperar unas 24 horas hasta que esté completamente seco. Trata de dejar el coche dentro del garaje limpio y sin andar por allí en todo el día, para que la suciedad no se pegue a la pintura y siga completamente aislado. Una vez que esté acabado, admira tu nuevo coche, el cual ya está listo para ser conducido y lucir tu nuevo color.
  8. Alternativas:
    Si no te atreves a pintar y sólo tienes unas ralladuras leves, puedes usar unos pequeños lápices que venden en la teletienda, los cuales sirven para hacer menos visibles las ralladuras superficiales. De esta forma, si no quieres pintar el coche, podrás al menos adecentar un poco tu vehículo.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.