La puesta a punto del motor de combustión de un coche es una tarea indispensable para que un automóvil rinda correctamente y tenga una vida útil lo más larga posible. Sin embargo, si no quieres llevarlo al mecánico te explicamos las claves para conseguir la mejor puesta a punto posible empezando por saber cómo funciona un motor.

¿Qué es la puesta a punto de un motor?

La puesta a punto de cualquier motor es básicamente todo el conjunto de operaciones que se llevan cabo para conseguir que dicha unidad de potencia alcance un funcionamiento óptimo y rinda en las condiciones adecuadas. Para conseguirlo se deberá revisar en profundidad y, corregir si fuera necesario, toda la carburación, el encendido y todos los reglajes que afecten a la distribución. Una puesta a punto perfecta solo podrá ser conseguida mediante la utilización de un banco de pruebas. A través de esta plataforma es posible controlar numerosos inputs tales como la máxima potencia que puede dar el vehículo, el reparto del par de potencia y elegir todos los valores indispensables para alcanzar la mejor de las puestas a punto que nos permita amortizar la inversión realizada en la vida útil del coche. La proliferación del automóvil híbrido también cambia la situación.

En la teoría puede parecer muy sencillo pero cuando pasamos a la parte práctica será necesario centrarse en posiblemente los dos elementos de mayor importancia. Estos son la potencia máxima que se puede conseguir y además que esta sea totalmente regular, a través de un par lo más correcto posible. Las unidades de potencia de gama baja, y por tanto las utilizadas por la mayoría de la población, prácticamente nunca tienen una puesta a punto perfecta. A medida que se acumulan kilómetros se producen variaciones entre ellas. Así, en estos casos deberá personalizarse totalmente la unidad de potencia para conseguir ponerlo a punto de forma perfecta y corregir estas pequeñas imperfecciones que se pueden encontrar.

En el día a día, además, también podemos entender como puesta a punto a todas aquellas tareas relativas a conseguir que toda la parte mecánica del monoplaza, o vehículo en cuestión al que nos refiramos, trabaje correctamente y funcione de forma adecuada. La puesta a punto tiene una especial importancia cuando nos referimos al campo de la competición o de los coches deportivos. En Fórmula 1 o MotoGP, la puesta a punto del vehículo tiene una importancia capital para conseguir un buen resultado en la carrera del domingo. En cambio, las personas que desean presumir de un coche impactante también deberán personalizar de forma adecuada la preparación de su unidad de potencia y todos los elementos que la acompañan.

Beneficios de poner el motor a punto

Con todo, poner el motor a punto es un trabajo extra que no muchos están dispuestos a aceptar. Algunos lo llevarán al mecánico, que es otra opción que tenemos disponible, mientras que otros decidirán solo realizar las revisiones obligatorias de su vehículo. Sea como sea, preocuparse de este punto tiene numerosos beneficios. Los más destacados son los siguientes:

  • Controlar el consumo del vehículo. Si el motor del coche no está equilibrado, el consumo de combustible se puede aumentar de forma aguda. De esta forma, a nivel económico acaba siendo un gasto totalmente evitable a largo plazo.
  • Alargar la vida útil del coche o moto. Obviamente, controlar la unidad de potencia y todos los elementos que lo rodean también permitirá conseguir que dicho vehículo tenga una mayor vida útil y por tanto sacarle un mayor provecho.
  • Asegurarse pasar las ITV anuales si es el caso. En España, cuando un coche cumple los 10 años se verá obligado a pasar la Inspección Técnica Obligatoria de forma anual. Así, si revisamos periódicamente la puesta a punto del motor también nos aseguraremos de poder superarla y evitar tener que solucionar el problema y volver al cabo de quince días.
  • Evitar reparaciones innecesarias en el mecánico. Controlar la puesta a punto del vehículo puede evitar tener que acudir al mecánico o al taller correspondiente. Básicamente porque es posible anticiparse a los problemas y a la factura que nos caerá si toca reparación.

Seguir estos consejos, aunque pueda parecer un gasto innecesario, acaba siendo una inversión rentable a medio y largo plazo. Evitamos reparaciones, tirar dinero de forma totalmente evitable y además tener que desechar un coche antes de lo previsto para comprar uno nuevo con lo que esto conlleva. Actualmente, los precios de los coches son cada vez más altos pese a los numerosos anuncios para conseguir un parque automovilístico más moderno que años atrás en nuestro país.

Cómo poner a tiempo un motor

Una vez tenemos el contexto listo, vamos con la parte práctica sobre cómo poner un motor a punto en un plazo determinado. El primer principio de cualquier tipo de puesta a punto es conseguir que la chispa que se produce en los cilindros en el ciclo de compresión cuando encendemos el vehículo esté completamente sincronizada. En caso contrario, nuestro vehículo no se encenderá cuando hagamos contacto con la llave, y si lo hace no lo hará de forma correcta. Permite ahorrar arreglar la batería. El procedimiento que explicaremos a continuación es adecuado para todos aquellos motores que tengan entre tres y ocho cilindros. El primer elemento en el que fijarse será el cilindro número uno. Su punto muerto debe coincidir con el período de compresión. Para realizar la comprobación, sacaremos su bujía, con especial cuidado de no doblar las válvulas.

El objetivo es conseguir que el árbol de levas y el cigüeñal giren de forma simultánea y sincronizada. En este caso, la puesta a punto del motor será totalmente correcta. Utilizando un destornillador que no sea demasiado grueso, y situándolo en la cima del pistón, observaremos cada una de las marcas que deberían estar escritas en el árbol de levas. De no verse claramente, podemos utilizar algún tipo de pintura blanca para marcarlas correctamente. En tal caso, y con sumo cuidado, previamente deberemos mover el cigüeñal 15 grados aproximadamente hasta que queden a la par con las marcas descritas anteriormente del árbol de levas. Dichas marcas nos servirán de referencia para que la banda de tiempo quede instalada de forma correcta. Sin embargo, no hay que olvidar que esto es solo un procedimiento y que la puesta a punto de un motor se puede realizar de otras formas totalmente diferentes. De hecho, es posible utilizar nuestras propias marcas de referencia para conseguir sincronizar la chispa y encender el coche correctamente.

Una vez conseguido esta puesta a punto, utilizando una pistola de tiempo podremos comprobar que la entrega ed potencia sea totalmente correcta. De no ser así, también será señala que algún otro elemento accesorio también podría estar dañado provocando que el funcionamiento del vehículo no sea adecuado. Debemos marcarnos un calendario en el que revisar la puesta a punto, y otros elementos como los niveles de aceite para conseguir nuestros objetivos de mantenimiento de forma correcta. Así, la puesta a punto de un motor es ideal para evaluar el estado del vehículo y saber si consume demasiado, si los niveles de aceite son adecuados y si estamos recibiendo la potencia que nos pertoca. Esto es similar a realizar un test de velocidad de un router de conexión a Internet. Con esto, conseguiremos reducir gastos totalmente innecesarios y poder disfrutar de un vehículo por un período más largo de tiempo.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.