Tasar un coche consiste en analizar concienzudamente el valor de todos sus elementos, desde los más fundamentales hasta los accesorios más prescindibles. Solamente si lo haces a un precio razonable podrás vender tu coche. Para no tenerlo demasiado tiempo a la venta ni perder dinero en exceso por ello, deberás conocer bien su valor. Sólo así podrás regatear con el comprador sin riesgo a pedir demasiado dinero ni a aceptar dinero de menos. Pero, para saber cuánto valor puede tener tu coche, debes tener en cuenta unas cuantas características concretas. Si estás buscando más información sobre el tema, en DonCómos te enseñamos cómo tasar un coche.

El valor del coche

El coche es uno de los objetos que más valor pierde con el paso del tiempo. Con el simple hecho de usarlo después de su compra, tu coche habrá perdido valor con respecto a uno nuevo. Y a cada año que pase desde que lo compraste, tu coche irá progresivamente perdiendo valor. A parte de esto, los coches usados suelen pequeños fallos, que pueden bajar unos cientos de euros su valor. Por ejemplo, que el coche haya recorrido muchos kilómetros o haya tenido alguna avería hará que baje bastante.

coches

Por otro lado, el valor de un coche también puede ser algo muy subjetivo. Se puede presentar el caso de que el objetivo del vendedor sea ganar dinero con la venta, y por ello pida una cantidad exagerada de dinero. Sin embargo, también se puede dar que busque vender cuanto antes el vehículo y “quitárselo de encima” y lo acabe malvendiendo por poco dinero. El precio de venta puede variar mucho entre los dos casos.

Por esos aspectos es tan importante que sepas de antemano cuánto vale tu coche. No es una tarea nada fácil, pero si prestas atención a ciertas características, podrás saber realmente su valor aproximado para poder venderlo a un buen precio.

¿Que necesitas para tasar un coche?

Precisamente esas características a tener en cuenta son las que marcarán cuánto dinero podrás pedir por tu coche, sin pasarte ni quedarte corto. También podrás entender si el dinero que te ofrece el tasador es mucho o poco. Dichos aspectos son los siguientes:

  1. Conocer el mercado: este será el primer paso que tendrás que llevar a cabo. Para poder ajustar el precio, lo más recomendable será que eches un vistazo en varias webs de compra y venta. Presta especial atención a la marca, el modelo, el acabado, el motor, la antigüedad y el kilometraje que tenga el vehículo.
  2. No quedarte nunca con la primera oferta: aunque puede darse el caso de que tengas prisa por vender tu coche, muchas son las empresas que se dedican a su tasación. La diferencia entre el precio que te de una y otra puede llegar a ser bastante importante, por lo que lo más aconsejable será que compares varias.
  3. Tener en cuenta en qué se fija un tasador: si optas por un tasador profesional para intentar conocer el valor de tu coche, mirará los siguientes apartados:
    • Modelo, marca y versión del vehículo.
    • Número de kilómetros recorridos y fecha de su primera matriculación.
    • Tipo de carburante.
    • Funcionamiento y estado del motor.
    • Carrocería, lunas y espejo.
    • Interior del coche: volante, asientos, palanca de cambio…
    • Nivel de desgaste de los neumáticos (la profundidad del vehículo nunca debe ser menor a 1,6 milímetros).
    • Documentación del coche, informes de la ITV y libro de mantenimiento.
    • En el caso de los coches clásicos también se pon especial atención a:
      1. Antigüedad (debe ser de un mínimo de 25 años).
      2. Presencia o no de accesorios originales.
      3. Renovación del motor, radiador y bomba de agua.
      4. Estado de la carrocería y la tapicería.
  4. Destacar el aspecto del coche: este apartado es puramente psicológico, pero muy importante. Si tu coche está bien cuidado por fuera, eso hará pensar al tasador que eres igual de escrupuloso con su conducción que con su limpieza.
  5. Aportar toda la documentación: si con tu coche llevas su libro de mantenimiento con todas las revisiones selladas, esto incrementará el valor de la tasación. Otro documento que es recomendable presentar son todos los informes favorables de la ITV.

 

Métodos para tasar tu coche

Ahora que ya sabes todos los aspectos y conocimientos que deberás tener en cuenta para tasar tu coche, también deberás saber los métodos posibles para hacerlo. Esos métodos son variados, desde los más tradicionales a los más actuales. También abarcan tanto el ámbito particular como el profesional.

Tasación profesional

  • Tasador profesional: antiguamente, esta era la forma más precisa de tasar un vehículo. Ésta requería que, o bien tú te desplazaras a ver al tasador, o que él se acercara a donde tú tenías tu coche. En función de su experiencia y del dinero del que dispusiera, te daba un precio aproximado. Sin embargo, ese precio era el máximo al que podías aspirar si decidías vender tu coche en ese momento. Si el tasador era un buen profesional solía llegar a un precio beneficioso para ambos, pero la operación requería un tiempo total bastante largo. Actualmente son más habituales las empresas dedicadas a la compra-venta que los tasadores independientes.
  • Concesionarios: aunque no vayas a comprar un coche de la misma marca, la mayoría de los concesionarios de coches estarán dispuestos a tasar el tuyo. Al igual las empresas de compra-venta, el valor que te ofrecerán será siempre inferior al del mercado particular. Esto se debe a que normalmente toman como partida el valor venal del coche.
  • Desguaces: al igual que los concesionarios, casi todos los desguaces cuentan con servicio de tasación. Aunque tu coche no se encuentre no se encuentre siniestrado o en mal estado, podrás llevarlo y probar suerte. Eso sí, el precio que te ofrezcan será posiblemente ridículo con respecto a tus expectativas. El motivo de ello es que solamente usarán el coche para vender las piezas que se puedan aprovechar.
  • Herramientas de tasación online aplicaciones: esta es la opción más sencilla y la más extendida actualmente. La mayoría de las empresas de tasación de vehículos cuentan con página web o aplicación móvil. Si bien es la opción más rápida, no es la más precisa. Además de basarse solamente en datos teóricos (marca, modelo, kilometraje…), deja de lado otros también importantes, como el estado del vehículo, extras…

coches

Tasación particular

  • Ayudarse de revistas en la tasación: durante aquella época, esta era la alternativa popular a acudir a un tasador profesional. Hacerte con fardos y fardos de revistas de coches, y comprar periódicos para leer la sección de motor. Durante muchos años, fue la única manera de estudiar concienzudamente el mercado de vehículos de segunda mano. Si encontrabas el modelo concreto de tu coche, podías establecer un precio aproximado para ponerlo a la venta. En contrapartida,
  • Tasar tú mismo el coche: esta era la otra manera por excelencia de tasar un coche de manera particular. Por otro lado, con la ayuda de Internet se hace una tarea más fácil en la actualidad. En este caso hay un elemento clave: tu propio juicio será lo que te lleve a establecer un precio final a la tasación. Pero este modo conlleva una gran desventaja en particular. Si no eres un experto del mundo del motor, y sobre todo si le tienes demasiado cariño a tu coche, no podrás establecer un precio realista en la tasación.

 

 

 

¿Te ha gustado?