Instalar un termostato en el coche es de la clase de mantenimiento que siempre debemos hacer para mantener el coche de la forma correcta.

El termostato del coche es una de las piezas más importantes, pero una de las más infravaloradas. La razón es que el termostato es una pieza pequeña, pero que tiene una gran función regulando correctamente la temperatura del vehículo.

El termostato se encarga de hacer que el motor tenga una temperatura estable, es decir, que no sea ni muy fría ni muy caliente. Si el termostato no existiera, el coche no podría funcionar de la forma correcta, ya que se calentaría demasiado el motor y podría explotar.

El termostato no sólo regula, sino que se asegura que el radiador funcione de la forma correcta. De esta forma, el radiador funciona y la temperatura del vehículo es correcta. Por este motivo, es una pieza tan importante y que se debe mantener.

Esta pieza va en el radiador del coche y actúa como regulador, sin embargo, es una pieza que de vez en cuanto se debe cambiar, ya que como todo en la vida sufre un desgaste. Por este motivo, se debe cambiar el termostato del vehículo cada cierto tiempo.

Esta tarea se puede realizar en un taller mecánico, pero es una tarea que nos valdrá bastante dinero, aunque realmente no sea algo muy complejo. Por ejemplo, puedes llegar a gastarte 100 euros o más por algo que puedes hacer en muy poco tiempo, así que sin lugar a dudas, debes aprender a cambiarlo tú si no quieres gastar demasiado dinero en un taller mecánico.

Esta pieza es muy pequeña y realmente si sabes cómo hacerlo, sí que la puedes cambiar de la forma correcta. Esto lo vas a poder hacer incluso si no sabes nada de mecánica y nunca has tocado un coche, ya que esta reparación se considera de baja dificultad.

Sin duda, aprender todo esto te ayudará a poder tener una mejor salud en tu coche, ya que aunque el termostato no se haya estropeado, vamos a poder tener un mejor funcionamiento en el vehículo si lo cambiamos de vez en cuando. Esto es como cambiar el aceite o cambiar las ruedas, que no deberán de estar totalmente rotas para cambiarse y que si se cambian de vez en cuando, funcionarán correctamente.

Sin lugar a dudas, te puedes permitir aprender a cambiar esto, ya que de esta forma, no sólo vas a ahorrar en el taller, sino que vas a recibir una valiosa lección de mecánica. Si quieres aprender cómo hacer esto, sigue leyendo, ya que estás en el lugar correcto para aprenderlo paso por paso.

Instrucciones para instalar un termostato en el coche

  1. Vaciar el radiador:
    Lo primero que debemos hacer para cambiar el termostato del vehículo, es vaciar el radiador entero. El radiador del vehículo está lleno de agua y para poder cambiar el termostato de la forma correcta, vamos a tener que vaciar todo el radiador. Esto se debe a que si lo intentas cambiar con el radiador lleno, se puede estropear el motor. Para hacerlo, vamos a tener el motor totalmente frío y a continuación, vamos a subir un poco el coche con un gato hidráulico y con un elevador. A continuación, vamos a quitar todo el agua y líquido refrigerante utilizando una manguera. Esto lo vamos a hacer con guantes, ya que podríamos dañarnos las manos porque este líquido es corrosivo para la piel. Después de esto, vamos a proceder a sacar todo el líquido a un recipiente, el cual nos va a servir luego para poderlo reciclar. No se debe nunca dejar el líquido en el medio ambiente, ya que se considera un líquido muy contaminante y se podría dañar el medio ambiente. Por esta razón, siempre lo deberás dejar apartado en un recipiente y luego llevarlo a tratar, ya que si no lo haces así, contaminarás el medio ambiente.
  2. Quitar el antiguo termostato:
    El siguiente paso, sin quitarnos los guantes, es quitar el termostato en mal estado, el que estaba antes, ya que debemos reemplazarlo para poder cambiarlo por el nuevo que nos hemos comprado. La forma de hacer esto, es ir quitando todos los tornillos a los que va pegados. Debemos asegurarnos de quitar todos, ya que sin lugar a dudas, muchos de estos son pequeños y no se ven. Hasta que no los hayamos quitado todos, no vamos a poder quitar el termostato por completo. Una vez que estén todos quitados, vamos a tirar de él hasta que salga. Una vez que lo hemos quitado del todo, vamos a quitar la junta en la cual iba pegado. Si se ha quedado pegada y no la puedes quitar tirando con la mano, coge una espátula y elimina todos los restos de junta que haya. Es importante que te quedes con la posición en la que estaban colocados tanto la junta como el termostato, ya que este tan sólo tiene una posición y si no lo pones de la forma correcta, no va a funcionar y vamos a tirar el trabajo a la basura.
  3. Pegar el termostato nuevo:
    Una vez que hemos eliminado ya el termostato viejo, vamos a colocar el nuevo, el cual se debe colocar de la misma forma que hemos colocado el termostato anterior. Por este motivo, dije antes que te fijases bien en la posición, ya que debe ser exactamente igual. En primer lugar, vamos a pegar la nueva junta con sellador, tratando de pegar todo menos los agujeros de los tornillos obviamente. Una vez que hayas terminado con esto, vamos a proyectar el termostato sobre la junta y a poner los tornillos. Ahora atornilla el tornillo de posición (no del todo, pero proyéctalo para que no se salga) y a continuación, coloca todos los tornillos de la forma correcta. Asegúrate de que los tornillos estén bien puestos, ya que si no haces así, no van a quedar bien y se podría estropear el termostato nuevo. Además de eso, podría no funcionar, ya que debe de estar bien colocado. Por este motivo, debes tener cuidado con que esté bien colocado el termostato, mirando bien que los tornillos estén colocados en la posición que acabamos de mencionarte.
  4. Volver a colocar los cables y el radiador:
    Una vez que hemos acabado con esto, vamos a volver a llenar el radiador con un nuevo líquido refrigerante, ya que sin esto no va a funcionar todo esto. La forma de hacer esto es usando de nuevo una manguera colocada en el lugar donde lo hemos eliminado antes. Vamos a coger el líquido de refrigeración nuevo y vamos a rellenar correctamente el radiador. Después de esto, vamos a quitar ya todas las mangueras, vamos a quitar los cables y ya vamos a poder circular de la forma correcta, desde que el termostato esté colocado correctamente, podremos utilizar el vehículo y tener otra vez la temperatura del vehículo funcionando. Como ya te dije antes, debes cambiar de vez en cuando el termostato, aunque no se rompa, ya que de esta manera, lograrás un mejor funcionamiento en el vehículo. Además, vigila que no se rompa, ya que si se rompe, va a sufrir un daño en el vehículo y no va a funcionar correctamente. Cuando veas que te da error de temperatura, debes vigilarlo.
¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 87,50% le ha gustado.