Sin duda, cuando vamos a comprar un vehículo, una de las cosas más importantes que debemos hacer es probarlo, es decir, comprobar de una forma rápida si el coche funciona antes de comprarlo. Probar un coche antes de comprarlo te puede ahorrar muchísimos disgustos.

Probar un coche antes de comprarlo es algo sencillo, pero que no todo el mundo hace de la forma correcta. Por ejemplo, si queremos probar un coche antes de comprarlo, primero debemos tratar de que nos dejen hacerlo y en segundo lugar, debemos comprobar todas las cosas que son fundamentales a la hora de comprobar si un coche funciona correctamente o no funciona.

Muchas personas se han fiado demasiado de los vendedores de los vehículos, no han probado todo correctamente y se las han liado. Un caso personal que conozco fue el de un hombre que vendió un coche en mal estado, pero en un mal estado que sólo se podía comprobar si se circulaba a gran velocidad y que no tardaría mucho en romper. Sin embargo, a la hora de probar el coche, la conducción se realizó a baja velocidad, el fallo no fue detectado y el coche fue vendido. A los pocos días, el coche se rompió y el comprador no pudo reclamar, ya que era su palabra contra la del vendedor.

La forma de evitar todo esto es sencilla, simplemente hay que probar de la forma correcta el funcionamiento del vehículo y lograr así que el coche funcione bien. Sin embargo, esto no es tan fácil, ya que debemos tener algunos fundamentos de mecánica y reglamentación entre otras cosas, ya que si no sabemos cómo hacer esto correctamente, se podrían aprovechar de nosotros y de esta manera, dejarnos sin poder disfrutar de un vehículo en buen estado.

Como vivimos en España, hay una gran picaresca que puede hacer que te estafen de una forma más grave incluso que al hombre de la historia que he contado antes. Hay muchos métodos para ocultar averías, los cuales por supuesto se deberían conocer, ya que así podrás evitar averías mayores y hacer que el vehículo funcione de la forma correcta.

Si no eres una persona que entienda mucho de este tema, no tienes tampoco nada de lo que temer, ya que tampoco tienes que convertirte ahora de la noche a la mañana en el mecánico de Fernando Alonso para aprender esto. Basta realmente con que sigas estos consejos y que así , puedas comprar un coche, probarlo antes y lograr que nadie te time.

Instrucciones para probar un coche antes de comprarlo

  1. Leer bien el anuncio y consultar con el dueño:
    Lo primero que debemos hacer antes de comprar un coche es leer bien el anuncio del mismo, ya que en este anuncio se van a mostrar todos los detalles sobre el vehículo. Digo esto porque hay fallos que las personas detectan al probarlos, pero hay veces que están puestos en el anuncio. Si por ejemplo estos están puestos en el anuncio, no tienes derecho a reclamar nada, pero si no están puestos, pues sí que tienes derecho, así que sin duda alguna lo vas a tener que mirar para así poder lograr que nadie te estafe. Así si consigues leer y ver todos los detalles sobre el anuncio, nadie te va a estafar y vas a poder lograr reclamar los fallos que no han puesto y no te pondrás a probar un coche con fallos que no quieras, pero que salen en el anuncio. Ahora que ya hemos leído todo bien, hay que hablar con el dueño y mostrarle la intención de probar el coche, algo a lo normalmente no te van a poner ningún problema. Esto se debe a que es una buena forma de cerrar una venta, ya que si no lo hacen, van a pensar que están tratando de ocultar alguna cosa.
  2. Cosas a probar en el vehículo:
    Una vez que hemos ido a probar el coche, hay que comprobar las cosas que podemos probar en el vehículo y las que deben ser comprobadas más a fondo para evitar cualquier tipo de estafa. Algunas cosas a comprobar son bastante obvias, pero hay algunas cosas que no son tan obvias y que se deben mirar un poco más con lupa. Vamos a ver ahora mismo un resumen de todas las cosas que debemos comprobar, las cuales nos va a asegurar de que el coche funcione de la forma correcta.

    1. Motor y caja de cambio:
      Esto es lo primero que debemos comprobar, ya que es la parte más cara de reparar en un vehículo y la que más problemas nos puede dar en caso de que esté en un mal estado. En el caso del motor, debemos mirarlo por dentro y si no entendemos de motor, llevar a alguien con nosotros para que pueda mirar correctamente. La mejor forma de comprobar la caja de cambios es conducir a todas las velocidades, para que no te pase como al chico de mi historia. También comprueba los pedales de aceleración, de freno y el embrague, ya que estos podrían fallar.
    2. La carrocería, el interior y el estado estético:
      Seguro que te suena el típico anuncio de coche cuidado y en cochera toda la vida, pero que luego no es así. El estado estético marca la diferencia entre si este anuncio es de verdad o no, ya que si el coche tiene rayas, está sucio y tiene marcas de uso, querrá decir que se ha usado mucho, que ha dormido en la calle y que por lo tanto, el anuncio que nos han mostrado es falso. Por esta razón, siempre se debe mirar con lupa todo esto y así comprobar si el anuncio es real o si es una mentira. Esto se mira en la carrocería, en el interior del coche y también se mira en su estado estético en general, con los asientos y demás embellecedores, los cuales si no están dañados, es que el coche no ha sido usado mucho y/o ha dormido en la cochera.
    3. Tubo de escape, sistema eléctrico y sistema de inyección:
      Aunque el motor sea una de las cosas más importantes, no es ni mucho menos lo único que debemos mirar para asegurarnos de que el coche funciona de la forma correcta. Por ejemplo, debemos mirar también el tubo de escape, ya que el tubo de escape si funciona de la forma correcta va a hacer ganar caballos al coche, pero si no funciona se los hará perder. Además de eso, hay que mirar la inyección, comprobando el estado de los filtros del coche. Finalmente hay que mirar el sistema eléctrico, el cual podría dar averías a la hora de conducir, mirando la batería, los bornes y los cables, mirando que no estén pelados.
    4. Detalles pequeños: 
      Por último pero no menos importante ,hay que mirar los detalles pequeños, esos que marcan la diferencia. Hay que mirar a ver si el asiento funciona bien, si se reclina bien o no y si la tapicería está en buen estado. Mira el estado del volante, de la palanca de cambios, de los espejos, de los asientos de atrás, de las alfombrillas, de lo que hay debajo y mira también el maletero a ver si cierra bien o no. También mira las llantas, la presión de las ruedas, la potencia de los frenos y en definitiva, todos los pequeños detalles que marcan la diferencia.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.